(Análisis) Boom Street

En los 90 a Yuji Horii, creador de Dragon Quest, se le ocurrió hacer un juego de tablero tipo monopoly llamado Itadaki Street con los personajes de su saga y, desde entonces, varios son los Itadaki Street que han salido en diferentes consolas desde la primera aparición en Super Famicom, aunque es ahora, este para Wii (que a América ha llegado con el nombre de Fortune Street y a Europa con el de Boom Street) cuando por primera vez podemos catarlo los occidentales, en una versión en la que además de tener a personajes varios de Dragon Quest, también los hay de Mario.

Sin embargo, el que haya tantos personajes no está muy bien aprovechado en caso de que uno de verdad quiera desbloquearse los cuatro que no aparecen de primeras o los seis tableros extras para cuando le apetezca echarse unas buenas partidas en familia o con los amigos. ¿Por qué? Pues porque para desbloquear contenidos hay que echar partidas en solitario contra la máquina y nos sentiremos obligados a usar el Mii, no dándosenos opción a escoger ninguno de sus muchos personajes y es que jugando de varios no desbloquearemos nunca nada, lo cual es el gran fallo del juego y que fastidiará mucho a aquellos que quieran tener todos los tableros para tener una buena variedad a la que dar caña en compañía, ya que por las cualidades del juego, no es demasiado divertido estar solo contra la IA que, además, suele tener una sospechosa suerte en cuanto se refiere a sacar números elevados de seguido en el dado o a esquivar o caer exactamente donde mejor le pueda venir.

Sobre Rosi Ortega 3998 Artículos
Apasionada de los cómics, la sociedad japonesa y los videojuegos. Twitter personal: @Rosi_Ortega

Sé el primero en comentar

Deja un comentario