[Análisis] Crazy Market

Crazy-Market-ArtworkCrazy Market es el nuevo título de The Game Atelier, un pequeño estudio independiente que desde que se estrenaron con The Flying Hamster ha lanzado ya unos cuantos títulos para dispositivos móviles y a modo de minis de PSN o juegos pequeñitos de PS Vita.

En este título prima la sencillez al tener como únicos controles la pantalla táctil de lo que queramos utilizar para jugarlo y las opciones son abundantes ya que soporta teléfonos y tabletas con Android, iOS y Windows Phone y luego además también podemos ponerlo en PS Vita, la versión para la que podría ser más cómodo de jugar. En cualquier caso, las diferencias de una versión a otras son mínimas y depende más de la pantalla que utilicemos que otra cosa, a excepción del tema de compatibilidades ya que al tener Android un mercado tan amplio, hay en teléfonos que no funciona como es, inexplicablemente, en el caso del Samsung Galaxy S4 que goza de una gran popularidad y para el que sin embargo aunque el juego se baja e instala sin problemas, no llega a correr jamás.

Screenshot01Crazy Market es un juego free to play, es decir, que podemos jugar sin pagar nada, aunque si queremos podemos tener una serie de ventajas al realizar microtransacciones, de modo que podemos jugar siempre sin necesidad de esperar media hora para cada nueva partida o podremos comprarnos más objetos de habilidad especial para tenerlo algo más sencillo a la hora de realizar nuestro trabajo como cajeros, aunque estos podamos tenerlos en menor cantidad también gastando monedas propias del juego o por alcanzar ciertos niveles como cajeros.

De hecho, aunque sea raro soñar con trabajar de cajero de mayor, probablemente todo el mundo haya jugado en alguna ocasión a serlo cuando era pequeño y Crazy Market ha nacido precisamente para que veamos que de mayores, en momentos puntuales y utilizando bastante el factor fantasía, puede crearse un título entretenido para jugar mientras uno espera en el médico o está en el autobús de camino a casa

Screenshot02Lo primero que deberemos hacer, al comenzar la partida, es escoger entre controlar a la chica o al chico, aunque más adelante, siempre y cuando tengamos monedas suficientes, podremos comprarnos al otro personaje para cambiar entre ellos siempre que nos venga en gana. Una vez hecha esa elección, conoceremos a nuestro jefe, el dueño de un pequeño supermercado que no piensa en nada más que no sea en ver su negocio funcionar y que incluso, si ve que se hunde, lo intenta de nuevo las veces que hace falta y tanto es así, que en una ocasión se le está quemando y en lugar de dar prioridad a apagar el incendio, da prioridad a seguir trabajando y trabajando para que los clientes estén satisfechos y, al día siguiente, de repente vemos que se ha comprado otro supermercado para empezar de cero con la misma ilusión y como si nada hubiera ocurrido.

Screenshot06Al tratarse de un sencillo juego para el que solamente precisamos de la pantalla táctil, es más para todo el mundo, ya que hay gente que se pierde un poco con los botones, aunque eso no significa que nos podamos dormir en los laureles a la hora de coger los objetos de la caja registradora y pasarlos por el escáner o a la hora de enfrentarnos a los diferentes momentos especiales que puedan pasarnos factura si no tenemos cuidado, ya que por ejemplo aparecerán bombas que tendremos que echar fuera si no queremos que nos exploten en la cara o habrá gente despistada que se olvidará de sus bebés o de sus perritos y tendremos que devolvérselos sin olvidarnos de seguir cobrando el resto de artículos, ya que si uno llega al final de la caja y no lo hemos marcado en nuestra caja, eso dará como resultado el final de la partida.

Screenshot04Aunque la mecánica pudiera parecer de mera repetición sin más de mover los objetos de la banda al escáner y del escáner a la banda, en realidad entre los momentos especiales de los que hablábamos antes y el que en ocasiones los objetos den error o que tengamos que terminar memorizando algunos códigos de barras para meterlos dentro del panel numérico, nos daremos cuenta de que el juego tiene más gracia de lo que pudiera parecer en un primer momento y además los dibujillos son bastante monos y se cuenta con el homenaje a los anteriores juegos de la compañía con elementos o personajes puestos a modo de peluche u objeto como si la gente los comprara en el supermercado, como es el caso del hámster protagonista de The Flying Hamster, quizás su título más conocido hasta el momento por haber recibido varios port y haber pisado un buen número de plataformas.

7

Conclusiones:

Crazy Market es un juego entretenido para todos los públicos en el que sus partidas cortas en las que hacemos de cajeros en un supermercado durante tres meses (dentro de un calendario interno) pueden llegar a engancharnos tanto como para ponernos a rehacer algunas de ellas para alcanzar el máximo número de estrellas en cada una de ellas al tomarnos como un auténtico desafío el hacer combos y utilizar los multiplicadores de monedas, así como el recoger el mayor número posible de propinas. No hay clasificadores online ni nada por el estilo, ya que el desafío es más con nosotros mismos puesto que está hecho de manera que no hay manera de destacar especialmente con respecto a otros, salvo quizás en las fases de resistencia, es decir, en las infinitas, pero la mayoría de ellas son de pasar por la caja registradora un número determinado de objetos o de devolver sanos y salvos a los bebés o perritos que los clientes se han dejado olvidados.

Para ser un juego free to play no está nada mal y las ventajas que uno puede obtener pagando no cortan la diversión ni las cosas que uno puede hacer en caso de optar por no hacerlo, simplemente las tienes antes y en mayor número que si no haces uso de tu tarjeta de crédito o, sobre todo, puedes jugar cada media hora de un modo, y de seguido del otro sin límites de partidas.

Sobre Rosi Ortega 4041 Artículos

Apasionada de los cómics, la sociedad japonesa y los videojuegos.
Twitter personal: @Rosi_Ortega

1 Comentario

Deja un comentario