[Análisis] Imouto Paradise

imouto-paradise-34

Desde ya hace un tiempo, se encuentra en la tienda de MangaGamer una novela visual para PC que trata sobre uno de los grandes fetiches que muestran los japoneses en muchas de sus obras: las relaciones incestuosas entre hermanos, que es algo que suelen aliviar diciendo que algún momento que uno de los dos es adoptado y que aunque se hayan criado juntos, no tienen la misma sangre. Sin embargo, en Imouto Paradise esto no les preocupa ya que estamos ante un ‘nukige’, es decir, un juego en el que la historia normalmente no importa demasiado (como excepción tenemos euphoria), sino que es una mera excusa para el sexo por el sexo. Todo se centra en los encuentros entre el protagonista y cualquiera de sus cinco hermanas pequeñas o varias de ellas juntas si nos encontramos dentro de la ruta de harén. Así pues, como os podréis imaginar, este juego de PC no es adecuado para menores de edad, ni para aquellos que busquen un argumento elaborado y que prefieran que esto de las escenas de cama esté más vinculado precisamente a él que al revés.

imouto-paradise-14La historia de Imouto Paradise transcurre en verano, en plenas vacaciones y nos encontramos con un adolescente y sus cinco hermanas pequeñas, solos en casa después de que sus padres se fueran una temporada de viaje de negocios al extranjero. La ausencia de los progenitores provoca algo que ellos jamás hubieran imaginado, al creer que sus hijos son serios y responsables y que estarán perfectamente solos en casa, sin hacer nada de lo que escandalizarse. Las personalidades tan diferentes de cada uno de ellos, precisamente les dan esa tranquilidad, y eso es justo el punto más relevante sobre cómo se comportarán una vez que convirtamos ese tranquilo hogar en la mansión de los vicios.

La época del año escogida como trasfondo de la lasciva historia es fundamental, ya que todos se encuentran de vacaciones (salvo por actividades del club a las que acude por ejemplo una de las hermanas que juega al tenis) y además, el calor hace que vayan con ropa fresquita, es decir, vestidos con prendas más insinuantes que si estuvieran en invierno. Durante este periodo, el protagonista irá a visitar a sus hermanas cada día, teniendo encuentros amorosos con ellas. Todas tienen algo en común, su falta de experiencia y que no ponen ninguna pega a la hora de seguir las instrucciones de ese chico que se ofrece a enseñarles todo cuanto deben sobre el placer sexual.

imouto-paradise-11Respecto a las chicas, como decíamos, cada una tiene su forma de ser, de modo que se cubren un montón de perfiles para aquellos a los que les gusten las mujeres de un modo u otro. Tenemos a una chica muy maternal, a otra tsundere (agresiva en apariencia, pero dulce en realidad), a otra muy sarcástica, a otra inocente y tímida y a una última con tendencias sadomasoquistas y un gusto exagerado por la literatura erótica. Dentro de ello, tenemos pechos de todos los tamaños e incluso dos de las chicas son gemelas. Aun así, salvo lo que pudiera parecer, no tenemos un desfile de fetiches, sino que ya le llega bien con el de enrollarse con las hermanas y el resto de filias son cosas de lo más normales, salvo un par de escenas; una con un vaso y otra con unas medias y no entraremos en detalles sobre lo que ocurre con ambos objetos, así que quien tenga curiosidad, sabe cómo saciarla.

El aspecto gráfico es adecuado. No cuenta con unos diseños asombrosos ni unas animaciones que quiten el hipo, pero cumple bien ofreciendo un número bastante amplio de escenas completamente diferentes y, teniendo por tanto, bastantes imágenes en CG para la galería a la que podremos acceder en cuanto nos pasemos el juego por vez primera.

imouto-paradise-23Cada una de sus seis rutas es prácticamente igual a la anterior, salvo por la de harén en la que no se ve que el protagonista esté más afectivo con ninguno; más bien todas ellas son las que dan el paso. A grosso modo, en Imouto Paradise, tras tanto estar con cualquiera de sus hermanas, se obtiene el mismo resultado. No estamos ante un juego con un argumento con, ni tan siquiera, el mínimo peso, de manera que no importan en absoluto las preguntas que se nos hagan, ya que la respuesta tan solo implica, como mucho, conseguir una imagen diferente en la galería. Esto implica que tan solo estaremos leyendo y viendo los distintos momentos de toqueteos y besos, junto con las cuentas atrás para saber cuándo eyaculará el protagonista, aunque no podemos olvidar que en los momentos de penetración, tendremos una vista interna de los genitales al mismo tiempo que la animación y comentarios de lo que estén diciéndose los personajes.

6

Conclusiones:

Imouto Paradise es un juego ligero, tremendamente picante, con diseños agradables de estilo moe. Su historia es inexistente y más bien tenemos una escena tras otra en un cóctel de citas que no conlleva a castigos violentos ni a fetiches no aptos para gente con estómagos sensibles.

Sobre Rosi Ortega 3998 Artículos
Apasionada de los cómics, la sociedad japonesa y los videojuegos. Twitter personal: @Rosi_Ortega

Sé el primero en comentar

Deja un comentario