[Análisis] A Kiss for the Petals: The New Generation!

Después de la buena acogida que tuvo A kiss for the Petals: Remembering how we met, era cuestión de tiempo que viéramos algo más de esa serie en occidente por parte de la misma editora. Así fue. A finales de 2016 salió a la venta A Kiss for the Petals: The New Generation! (その花びらにくちづけを にゅーじぇね!, Sono Hanabira ni Kuchizuke o – New Gen!) una novela visual de PC en la que se cuentan tres historias sobre tres nuevas parejas de la escuela femenina Saint Michaels.

Mientras que el anterior de la saga era un episodio cortito sobre el pasado de una pareja formada por dos chicas muy diferentes en cuanto a tomarse en serio sus estudios; A Kiss for the Petals: The New Generation! es bastante largo y relata con detenimiento la formación de tres relaciones románticas y su situación actual. Otra diferencia entre ambos juegos, es que el primero era apto para todos los públicos, mientras que éste no lo es. Con esto no queremos haceros pensar que hay escenas de cama cada dos por tres, ya que éstas tendrán lugar para afianzarse los lazos sentimentales entre las implicadas y habrá varios arrebatos pasionales pero todo estará ligado a la manera de ser de cada chica, a cómo se nos han presentado y no serán nunca de sexo por sexo sin sentido.

Las tres parejas de las que hablábamos vienen determinadas por la historia, son parejas canon, nosotros no podemos tomar parte de ello para cambiar las impresiones de las chicas ya que éste no es un juego de citas, sino que las tres rutas están muy diferenciadas entre sí de tal forma que cuando terminemos la primera de ellas se nos dará opción para hacerla de nuevo o bien ir a cualquiera de las otras dos rutas en el orden que prefiramos.

Cualquiera de las historias es tremendamente romántica y se nos muestran los miedos e inquietudes de las chicas y cómo reúnen el valor necesario para derribar cualquier obstáculo y terminar en las redes del amor, sin preocuparse por qué puedan pensar los demás, especialmente por tener una relación homosexual.

La primera ruta sería, sí o sí, la que conforma la pareja de Hazuki con Manami. Hazuki es una chica nueva en Sant Michaels y está muy preocupada por no saber si será capaz de guardar las formas o dará mucho el cante al ser una chica de clase obrera que ahora va a uno de los institutos más prestigiosos a los que acuden decenas de adolescentes de clase alta. Manami, la chica que le gusta, además es una de las más populares por la familia a la que pertenece, más que por méritos propios aunque igualmente sabe guardar bien las formas. La historia de estas dos chicas es de un acercamientos bastante curioso en el que vemos que, la que es considerada protagonista absoluta del juego, peca de ser demasiado inocente e idealiza de una manera exagerada a la otra persona, mientras que su contraparte juega con ventaja en todo momento. No queremos entrar en detalles por no destripar nada esencial, pero queremos que sepáis que está muy escrito y que es una pareja que puede levantar ciertas ampollas a pesar de lo mucho que se quieren y la manera en que se lo demuestran.

La segunda ruta a la que nosotros jugamos, una vez que ya dejaban escoger, fue aquella cuya pareja está formada por dos hermanas gemelas: Aya Kimishima y Ai Kimishima. A pesar de ser gemelas, se nos insiste en cuál de ellas es la mayor y cuál la pequeña, algo habitual entre los japoneses y que a nosotros nos parecerá raro. Así pues, la hermana mayor, Ai, tiene un peinado como de gata y es algo esquiva, desconfiada, aunque adora los mimos, especialmente si vienen de su hermanita Aya que es una tsundere de tomo y lomo, mostrándose casi siempre fría, pero teniendo ese punto dulce en el fondo. La infancia de las Kimishima fue muy diferente entre ellas, se criaron en ambientes que nada tienen que ver el uno con el otro y ahora, en el instituto vuelven a encontrarse. Su historia enternecedora cautivará sin duda a los fans de las relaciones incestuosas y probablemente consiga que muchos den su aprobación a este amor prohibido por aquello de ser de ficción.

La tercera ruta, ahora que ya hemos tenido a dos que chicas que se conocieron hace poco y un reencuentro inesperado, sería la de dos chicas que han estado juntas desde muy pequeñas. Rina y Nagisa son amigas de la infancia, se conocieron en el parvulario y confían una en la otra como para poner las manos en el fuego ante cualquier adversidad que se presentase. Lo que comenzó como un juego, desembocó en una relación amorosa y es que es lo esperable al darse besos a escondidas queriéndose del modo en que lo hacían estas dos chicas. Unidas desde el mismo instante en que Rina salió en defensa de Nagisa al ver lo injusto que era que se rieran de ella por ser hija de un extranjero y que su tez fuera más morena y su cabello más rubio de lo que los demás estaban habituados a ver.

En pareja, evidentemente todas las chicas son cercanas y cariñosas entre sí, pero cambian cuando tienen que relacionarse con sus compañeras de clase. Por ejemplo Nagisa suele ir a lo suyo, que es darlo todo en la pista de atletismo, mientras que a Rina le encanta ser fría con las demás y sobre todo hacer rabiar a Hazuki, aunque a su novia Manami la considera como una igual, porque ambas tienen vastos conocimientos de protocolo por pertenecer a la alta alcurnia. Aya por su parte, es un poco la confidente de Hazuki, a la que escucha cada día en el tejado mientras comen juntas; provocando así cierto recelo en Ai.

De fondo, en cualquiera de las tres rutas, se habla sobre cuál sería la mejor pareja de Saint Michaels y cada uno tiene a sus fans. Esto se extrapola a cuál será la mejor para los jugadores una vez conocidas todas. Evidentemente los gustos de cada cual son diversos, pero cualquiera de las historias está bien escrita, con un buen ritmo y se nos cuentan cosas buenas y malas en cada relación, primando siempre más lo positivo y volcándose en la ternura. Los diseños de personajes y las imágenes CG, realizados por Aida Takanobu y Madoka Magica, son tan bonitos que cualquier fan del yuri estará encantado de ver a chicas tan monas dándose besitos y pasando un buen rato juntas.

9

Conclusiones:

A Kiss for the Petals: The New Generation! es una apuesta segura si tienes que regalarle un juego yuri a quienes les guste este género. Tenemos tres historias en un escenario común y todas ellas están muy bien relatadas. Se tira más hacia el romanticismo y la amistad que hacia lo carnal, no excediéndose por tanto en las escenas picantes y yéndose en ellas más al lado artístico a través de lo pasional, con un dibujo bonito y con estética moe.

Sobre Rosi Ortega 3784 Artículos
Apasionada de los cómics, la sociedad japonesa y los videojuegos. Twitter personal: @Rosi_Ortega

Sé el primero en comentar

Deja un comentario