[Análisis] Lightning Returns: Final Fantasy XIII

LR_logo_black_RGB

Después de que Square-Enix decidiera pasarse la generación entera de PS3 y Xbox 360 dándole vueltas a los mismos personajes en un mundo cambiante de su decimotercer episodio numerado de la saga Final Fantasy, ésta ha llegado a su fin con tres entregas, siendo éstas: Final Fantasy XIII, Final Fantasy XIII-2 y Lightning Returns: Final Fantasy XIII. La primera de ellas estaba protagonizada por Lightning, una soldado muy fría y seca, en la segunda es su hermana pequeña quien tomaba el relevo y, para cerrarlo todo, vuelve a ser esa heroína llamada Claire más conocida como Lightning la que recupera el trono de ser aquella a la que controlaremos y en la que recae el peso de la historia que se forma a partir de sus decisiones o, mejor dicho, de las que tomemos como ella.

Cada una de las entregas de esta trilogía tiene sus características y su jugabilidad, pero la historia se une, es decir, que Final Fantasy XIII-2 es una secuela directa del primero y este Lightning Returns: Final Fantasy XIII lo es de Final Fantasy XIII-2, por lo que es más que recomendable que jugaráis a los dos anteriores antes de jugar al que llega con el desenlace de esa tormentosa vida de Lightning y los demás, aunque igualmente hay resúmenes y se habla de ellos continuamente dentro del propio juego para refrescar la memoria de los que sí los jugamos y para que los que no lo hicieron sepan a santo de qué se ha llegado a ese punto tan extraño en el que se encuentra Lightning en lo que parece ser el fin de los días.

Lightning_Returns_Final_Fantasy_XIII-49Lightning, la redentora.

Después de que Lightning acabara en el Valhalla tras acabar con huérfano y salvar a su hermana Serah de que se convirtiera en un horrible Cieth, encomendó desde allí una misión a aquella por la que había estado dispuesta a dar la vida, pero tras varios viajes en el tiempo con la ayuda de un mogurito muy especial, Serah muere y Lightning, profundamente apenada por ello y por no haber podido cerrar el bucle de desgracias que ocurrían en su mundo, se convierte en cristal. Su despertar, cinco siglos después, va unido a la promesa de un dios por devolverle a su hermana. Parece ser que el fin del mundo del mundo está próximo y solo ella puede alargarlo librando de sus pesares a la mayor cantidad posible de almas y sobre todo a aquellas especialmente poderosas con un nimbo capaz de hacer que el árbol de Yggdrasil dé sus frutos. Hay muchas cosas que no están claras, muchas dudas sobre ese misterioso mundo en el que un buen día se paro el reloj biológico de la gente e incluso, en el caso de Hope, retrocedió, pero todas ellas se irán desvelando en esta historia si llevamos a buen término los trabajos para este dios y conseguimos salvar el mundo como esa redentora de la que todos hablan, aunque pocos conocen.

Lightning_Returns_Final_Fantasy_XIII-23Las horas perdidas.

En Lightning Returns: Final Fantasy XIII estamos en una carrera a contrarreloj en todo momento. Tenemos que conseguir el nimbo suficiente en un tiempo establecido o todo se irá al traste, pero además, en cada día transcurrirán 24 horas que tenemos que administrarnos como buenamente podamos para que nos cunda lo máximo posible cada uno de los días de los que disponemos. Antes había 26 horas al día y contábamos con dos horas XIII, pero ahora que el caos está consumiéndolo todo, coincide que hay las mismas dentro de ese mundo de fantasía que en el nuestro y no corren al ritmo real, sino bastante más rápidas, porque de otro modo se nos podría hacer tremendamente pesado y una partida sería eterna.Lightning_Returns_Final_Fantasy_XIII-31

Comentábamos antes que Lightning tiene que cumplir con su papel de redentor ayudando a la gente y ahora os avisamos de que tengáis un control sobre vuestras acciones y andéis mirando el reloj, ya que ambas cosas están unidas al tener que realizar misiones tanto obligatorias como secundarias de un modo completamente libre al no haber una trama que nos indique por dónde ir en cada momento o qué hacer, sino que tendremos la libertad de escoger, dadas unas pautas, en qué orden queremos ir a los sitios clave encontrándonos en cada uno de ellos con un montón de nuevas misiones secundarias que es importante in haciendo para no llevarnos sorpresas no deseadas ya que uno de los problemas que tiene esta libertad unida a ese paso del tiempo que si se nos descontrola puede ser nuestro fin, es que no subiremos de nivel nunca, sino que nuestro poder irá a más con las recompensas de las diferentes misiones tanto secundarias como principales y, dependiendo del tiempo y la dificultad que tenga cada una de ellas en la estimación de los desarrolladores, así será el premio.

Lightning_Returns_Final_Fantasy_XIII-09Esta vez, en lugar de un mundo por el que movernos con una gran cantidad de ciudades tirando a pequeñas, tenemos lo contrario, cinco zonas bastante grandes en las que echarnos una buena tanda de hora explorándolas bien para que no se nos quede ni un solo secreto por descubrir. Aun así, se vuelven escasas aunque cada día la Chocolina (o Chocobocolina) tenga nuevos encargos en su tablón, ya que llegará un punto en el que ya hayamos visto tanto cada escenario, que nos gustaría que hubiera algo más, pero no es así, aunque por lo menos ir de uno a otro es de lo más sencillo y rápido ya que todas esas zonas están unidas entre sí mediante trenes e, incluso, si nos lo curramos mucho, podremos ir a pata de una a otra, aunque para ello es necesario cumplir unos requisitos. Eso sí, para ahorrar tiempo, lo mejor es que, siempre que podamos, utilicemos los dones divinos con los que cuenta Lightning y gracias a los cuales puede hacer cosas como detener el paso del tiempo un rato o teletransportarse a un lugar donde ya haya estado antes, pero esto no es tan fácil y tiene un coste, por lo que, aunque los monstruos no os den puntos de experiencia, vale la pena luchar contra ellos con algo de cuidado, ya que hasta un simple gato de Schrodinger puede enterraros y aunque no os llevará a un gameover, sí os hará consumir tiempo nuevamente, ya que en este juego, no es que sea oro, sino que es esperanza.

Lightning_Returns_Final_Fantasy_XIII-18Con el armario a rebosar.

El sistema de combates por turnos de Lightning Returns: Final Fantasy XIII es una pequeña evolución más del sistema de cambio de roles en tiempo real que habíamos visto en las anteriores dos entregas. En esta ocasión, sin embargo, somos nosotros los que tendremos que configurarnos prácticamente por completo estos roles para darles más importancia en los puntos mágicos de ataque, de apoyo o en los ataques físicos. Al ir todo unido a nuestros trajes, quedan atrás ya esos roles de castigador, fulminador o sanador y, de hecho, para curarnos podremos tener graves problemas al estar esta vez todo ligado a los objetos y a los dones divinos por los que lloraremos continuamente al no tener suficientes puntos para todo lo que quisiéramos hacer con ellos. Esto de que la protagonista cambie por completo con cada traje y no solo de manera visual es algo que ya nos viene de atrás, de la época de PlayStation 2 con el que fue el primer título de secuela dentro de la franquicia Final Fantasy, es decir, con Final Fantasy X-2 y esas vestisferas de Yuna, Rikku y Paine, las tres muchachas que también tenían un armario que podría parecer el de las muñecas Barbie. Sin embargo, en esta ocasión, el abanico es muchísimo mayor (sin entrar ya en todos los incluidos como DLC) y las posibilidades y el partido que se puede sacar a cada uno de ellos también está a otro nivel, aunque algunos solamente os fijéis en cómo le queda cada modelito o en cambiárselo a otros colores que os gusten más, razón por la que en realidad el traje no hace al monje, sino sus habilidades añadidas.

Lightning_Returns_Final_Fantasy_XIII-78Quizás, al ver a Lightning sola y saber que varios de sus amigos andan vagando cada uno en una zona, podamos pensar que se nos unirán, pero en esta ocasión no es así y le tocará salvar el mundo sin más compañía que la puntual, en ciertas zonas, de un chocobo de leyenda o de una vieja conocida. No es que sea un ella sola contra el mundo, ya que cuenta con el apoyo moral de sus antiguos compañeros y con el de mucha más gente a la que conocerá ahora e incluso con el de los moguritos que han conseguido encontrar un lugar en el mundo en el que estar a salvo y sobrevivir. El que ella esté sola no es simplemente algo argumental, sino que afecta a la jugabilidad, ya que esta vez no habrá nadie más que pueda echarnos un cable tanto curando como golpeando a otros enemigos y nos tocará estar más atentos que nunca a los avisos de las acciones de los enemigos para contrarrestarlas o cubrirnos, haciendo que todo sea completamente diferente a como lo era en las dos anteriores entregas tanto por lo de ir solos como por el aspecto del que hablábamos de los trajes y las habilidades que, por cierto, deberemos subir de nivel por nuestra cuenta fusionándolas en los lugares adecuados si no queremos quedarnos estancados con cosas básicas con las que quedarnos vendidos contra un buen número de enemigos que recibirían esas ofensivas como caricias y de los que recibiríamos mucho más daño del que nuestro cuerpo pudiera soportar.

Lightning_Returns_Final_Fantasy_XIII-58Si en Square-Enix saben de algo, es de cómo ganarnos técnicamente. PS3 y Xbox 360 no tienen una potencia asombrosa, pero aun así saben explotarla para que nos volvamos locos con sus escenas cinematográficas y que en nuestra cabeza repiquen esas melodías capaces de hacernos recordar directamente escenas sobrecogedoras, y en Lightning Returns: Final Fantasy XIII no iban a ser menos y ya desde el primer momento queda claro con un opening en el que vemos enfrentados a Snow y a su cuñada, mientras una chica clavadita a Serah con ropas góticas y que se hace llamar Lumina, se lo pasa pipa observando a esos dos. Los colores, el diseño de personajes e incluso de todo ese vestuario y el cómo los moguritos o el chocobo blanco con mechones verdes, nos dejan bien claro que artísticamente el juego cumple con creces, pero es que además, por primera vez en esta trilogía, nos ha llegado un parche de manera completamente gratuita con las voces originales en japonés, algo que no tardarán en poner los más puristas de la saga y recordemos que, para el doblaje en inglés incluso se modifican las animaciones de los labios para que peguen con el idioma, como ya sucedía en el original, que incluso en ocasiones se pueda leer lo que dicen, todo un curro sin duda por parte del equipo.

8

Conclusiones:

Lightning Returns: Final Fantasy XIII es un buen cierre para una trilogía que ha traído consigo una gran polémica y división de opiniones desde su primera entrega. Una vez más se ha experimentado con un sistema de combate rápido y fluido sin abandonar los turnos, aunque el que fuera tan restrictivo en cuanto a anular las subidas de nivel y que haya límites de objetos curativos que llevar con nosotros, eran puntos que le restaban parte de la diversión a un juego en el que se nos ha dado más libertad que nunca antes en la saga, si obviamos los episodios de la franquicia que son únicamente online. Una vez más, sus escenas cinematográficas son para quitarse el sombrero y se disfrutan un montón después de haber estado horas por las dunas del desierto o dando vueltas por el bosque de Jagd buscando a esas bolitas de algodón con pompones de cristal que tienen como coletilla esos kupó que los hacen especiales.

Sobre Rosi Ortega 3998 Artículos
Apasionada de los cómics, la sociedad japonesa y los videojuegos. Twitter personal: @Rosi_Ortega

Sé el primero en comentar

Deja un comentario