(Análisis) Little Deviants

Little Deviants es un juego de PS Vita desarrollado por Big Big Games, first party de Sony, en el que tendremos que manejas a unos bichejos alienígenas muy monos y simpáticos llamados Deviants que terminan en un planeta con la nave destrozada y les toca recuperar partes de ésta para repararla y huir de los robots que les persiguen noche y día para hacerles la vida imposible.

El argumento es simplemente ese, no tiene más, del mismo modo que ningún ser habla ni nada, porque tiene ese toque de “para todos los públicos” con el que mejor no liar mucho la madeja para no tener a los niños haciendo preguntas todo el rato por no entender lo que pasa, sino que mejor que estén entretenidos sin más con algo que les resulte bonito y agradable.

El título es más que nada una pequeña demo de las funciones de la consola, como la plaza de bienvenida, pero pagando por él 30 euros en formato físico o 25 en digital. En él, tendremos que viajar por seis pequeñas regiones del planeta en que nos encontramos con los Deviants, para hacer cinco minijuegos en cada uno de ellos -teniendo un resultado final de 30 en total- hasta que consigamos todas las piezas de la nave espacial para volver a casa.

En los minijuegos tendremos que capturar objetos y huir de los robots, mientras tocamos la táctil trasera para cambiar el terreno y rodar por un jardín; o también podremos hacer uso de los acelerómetros y disparar a los diferentes enemigos que aparezcan en nuestra pantalla, al más puro estilo “atrapacaras” de la portátil de la competencia. En cualquier caso, todos los minijuegos son breves y sencillos, sin complicación alguna y en una tarde habremos completado el juego a falta, quizás de rehacer algunos que nos hayan gustado más para sacar una puntuación más alta, o por sacar todo en oro.

A pesar de que los minijuegos son bastante simples y muchos de ellos ligeras variaciones de otros, tienen su encanto los Deviants y los robots y además gráficamente está muy currado, aunque no deja de ser como una amalgama de juegos de móvil con más presupuesto. Poco más que una demo, como ya hemos contado desde el principio, aunque para los niños sí será divertido, probablemente, el estar con un minijuego y otro y otro, o con las pequeñas variaciones que existen a veces con una pequeña regla cambiada o con otro entorno.

6

Conclusiones:

Tiene unos gráficos muy bonitos y el planteamiento de sus minijuegos es bastante entretenido, pero es bastante escaso y realmente sólo vale estar un par de horas y quizás rejugar alguno o para un niño al que le entre por los ojos y le guste picarse a repetir varias veces lo que más le haya gustado, a la vez que aprende cómo es cada función de esta PS Vita, ya que Little Deviants es una demo para ver cómo van las táctiles, el girómetro, la realidad aumentada y la cámara.