[Análisis] Flowers -Le volume sur printemps-

Innocent Grey, popular desarrolladora de novelas visuales de misterio, también ha creado una serie yuri estacional. De ella tenemos el primero de los títulos en occidente: Flowers -Le volume sur printemps-. El resto, están por llegar, de la mano de Jast USA, aunque todavía no hay fecha estimada de lanzamiento.

Como podréis imaginar por el título de este juego, si tenéis ligeras nociones de francés, este primer volumen transcurre en primavera. Las siguientes serán historias durante el verano, otoño e invierno. En Flowers -Le volume sur printemps- nos encontramos con unas chicas en un instituto católico, justo a comienzo de curso, preguntándose cosas propias de su edad, es decir, ligadas o bien a la pubertad por la que están pasando, o a los estudios y la amistad que puedan tener con otras compañeras de ese centro en el que están internas.

La protagonista, Suoh, es una chica nueva en el instituto. Una adolescente alta, con buenas proporciones, estudiosa, seria… pero con dudas acerca de todo, con una latente falta de autoestima que aunque no le impide continuar con su vida, sí hace que se frene en ocasiones por miedo al rechazo físico o intelectual. No siente que sea guapa, por lo que le da vergüenza cambiarse cuando están las otras chicas haciéndolo, para ir a sus clases semanales de ballet, tampoco sabe dónde mirar en esos momentos, por si piensan que pueda ser una pervertida. Se siente contrariada y no sabe por qué se le acelera el corazón cuando piensa en sus compañeras, especialmente en aquella a la que conoceremos en profundidad si damos con el final verdadero, algo no tan sencillo como pudiera parecer. Flowers está lleno de puzles, de misterios que parecen sacados de Kara no Shoujo. No tenemos asesinatos ni escenarios turbios y oscuros, es todo más de colores en tonos pastel y niñas bonitas dándose la mano, durmiendo juntas o discutiendo sobre el sabor del té, pero siempre va a haber acertijos y momentos en los que debemos tirar del ingenio para continuar adelante y no irnos directos a un final malo. El problema de esto radica en que estaremos faltos de pistas o, en el mejor de los casos, escasos, por lo que es más que probable que en más de una ocasión metamos la pata y nos toque rehacer alguna parte para seguir con nuestra lectura.

En el instituto hay un sistema de hermandad llamado Amitie donde hasta el pasado curso se emparejaba a las chicas para que estuvieran en la misma habitación y cuidaran la una de la otra. Sin embargo, este curso las habitaciones y hermandades serán de tres miembros, teniendo así un pequeño triángulo amoroso entre Suoh y sus dos amities: Rikka y Mayuri, con las que tendrá el mayor número de interacciones, aunque eso no implica que no pase tiempo también con otras compañeras a las que conoceremos de un modo menos intenso, por ahora, pero que seguramente tengan su relevancia en siguientes entregas.

El ritmo de la historia es tranquilo, y se nos plasma siempre al detalle cómo se siente y qué piensa la protagonista. Incluso tras las deducciones es ella la que explica paso por paso cómo ha logrado resolverlo, como si fuera Sherlock Holmes o Conan Edogawa. Tenemos dilemas, celos y reuniones entre Suoh y las demás y viceversa, e incluso Flowers nos guarda una buena sorpresa para el final, pero su historia no atrapa, es tan solo una sucesión romántica, tranquila, sin demasiado humor, aunque con los personajes bien asentados en cuanto a características y comportamiento. Volviendo a la sorpresa, diremos que será una gran incógnita que no se desvelará hasta otro juego posterior, de modo que ahí se nos ha dejado un gancho. Siendo éste el primer capítulo, no será el único, aunque sí el más evidente, ya que todo está lleno de flecos, por lo que conoceremos ligeramente conceptos y personajes que más adelante tendrán su relevancia como las dos gemelas o la chica de la silla de ruedas.

Gráficamente, Flowers atrae sin dudarlo. Los diseños de personajes, realizados por Miki Sugina (CEO de Innocent Grey) no podrían ser más acertados. Las escenas son todas atrayentes en sí mismas cada vez que tenemos una imagen en CG, porque la belleza de las chicas, la composición, los tonos, hasta el uniforme, a pesar de ser serio y completamente adecuado para el internado en el que están, es precioso con ese lazo en degradados cálidios y esos zapatos con una flor con esos mismos tonos. La sobriedad y la belleza han quedado unidos al pincel del artista.

7

Conclusiones:

Flowers -Le volume sur printemps- es el primero de la serie Flowers, de la que llegarán las tres siguientes estaciones, con otras protagonistas. Este inicio, asienta bastante bien el escenario y presenta a los personajes que más adelante tendrán su momento. De paso, vemos cómo Suoh, una chica popular, pero insegura, forma parte de un triángulo amoroso, en el que ella se dice a sí misma que tan solo hay amistad entre ella y las otras dos, aunque superados sus miedos, termina decidiéndose por una de sus compañeras. El camino estará lleno de obstáculos que deberemos superar, deduciendo cosas sin apenas pistas, de modo que lo más recomendable es guardar la partida en diferentes ranuras con cierta frecuencia.

Sobre Rosi Ortega 3962 Artículos
Apasionada de los cómics, la sociedad japonesa y los videojuegos. Twitter personal: @Rosi_Ortega

Sé el primero en comentar

Deja un comentario