[Análisis] Persona 4 Arena Ultimax

2015-03-05 15_45_29-Persona 4 Arena Ultimax - Megami Tensei Wiki_ a Demonic Compendium of your True

Persona 4 se ha convertido en la gallina de los huevos de oro de Atlus, un juego que ha disfrutado de adaptaciones a anime, una revisión con más contenido para PS Vita y diversos spin-offs, entre los cuales se encuentran los Arena. Un año y medio después de que la primera entrega llegase a Europa, su secuela nos promete una experiencia aún más potente.

Arc System Works, creadores de Guilty Gear y BlazBlue, vuelven a encargarse del desarrollo en Persona 4 Arena Ultimax para PS3 y Xbox 360, con la supervisión del Team Persona de Atlus, que firma tanto el guión como los diseños. La historia comienza justo un día después del final del primer Arena, en el que la colaboración entre el Equipo de Investigación de Persona 4 y el Shadow Operatives de Persona 3 consiguió eliminar la amenaza del Midnight Channel y liberar a Labrys, un arma similar a Aigis. Sin embargo, nuestros protagonistas no consiguieron apresar al villano detrás de todo el plan, que regresa en esta ocasión sumiendo a la población de Inaba en una niebla roja similar a la Hora Oscura de Persona 3, llevando el combate más allá de la TV y enfrentándose a nuestros héroes en el mismísimo mundo real.

En esta ocasión, el método para ir desarrollando el Modo Historia, que mantiene su estilo de novela visual con cajas de texto en inglés e ilustraciones casi estáticas, no es superar la trama de cada personaje por separado, sino avanzar en un árbol en el que se van desbloqueando diferentes escenas protagonizadas por unos u otros personajes, teniendo a nuestra disposición dos puntos de vista, el del equipo de Persona 4 y el del 3, este último disponible tras superar el primero. Si bien este sistema consigue aliviar la repetitividad del primer Arena, donde teníamos que leer una y otra vez lo mismo, el argumento es claramente inferior.

p4au4Mientras que en la primera entrega existían interacciones divertidas entre los personajes de ambos Persona y la trama de Labrys era interesante, en este caso el guión es mucho más insulso con un antagonista sin carisma ninguno y motivaciones demasiado simples, interacciones que no aportan ni mejoran nada a los del primer Arena, recursos e ideas que se repiten constantemente (os va a quedar muy claro el poder de la amistad), diálogos genéricos y cansinos, subrayados continuos de obviedades, personajes sin apenas presencia en pantalla y muy poco humor. Esto provoca que, más pronto que tarde, nos dé mucha pereza leer lo que está ocurriendo, siendo más un obstáculo que una motivación para completar el modo Historia, que sólo se anima con algunos pasajes cómicos, especialmente los protagonizados por Yukiko y Kanji. Una auténtica lástima pues, aunque el guión del primer juego no era nada extraordinario, sí que ofrecía algunos mimbres interesantes que podían potenciarse en esta secuela.

El apartado gráfico vuelve a ofrecernos un espectáculo visual combinando sprites en 2D de alta definición con escenarios y efectos en 3D. Los personajes conservan un tamaño muy generoso, mayor que en otros juegos de ASW, con un nivel de detalle muy alto, representando fielmente los diseños originales tanto de los protagonistas como de sus Personas. Si bien su representación ya es de calidad, lo realmente fascinante son sus animaciones, fluidas, ágiles y muy cuidadas, disfrutando de un número de frames bastante elevado que convierte cada golpe, ataque y combo en toda una coreografía visualmente impactante. Desde el simple efecto de la ropa sacudiéndose mientras el luchador se mantiene de pie hasta las habilidades más letales, todo está encaminado a que cada personaje obtenga gran parte de su personalidad gracias a la forma en la que se mueve. De esta manera, Yu disfruta de movimientos seguros y precisos, Yukiko llena de elegancia cada uno de sus golpes, Chie muestra su maestría en el kung-fu, Labrys es una máquina contundente gracias a su hacha, Rise resalta su lado más adorable y rítmico o Kanji es de todo menos grácil.

Si el diseño de sprites y sus animaciones son todo un brindis a la excelencia 2D, el resto de elementos no se quedan atrás. Los escenarios, recreados en 3D, son imaginativos y turbadores, con detalles loables como arquitecturas surrealistas, rincones oscuros propios de una película de terror o lugares cotidianos con ciertos aspectos siniestros que rompen su pretendida calidez. Muchos regresan del primer Arena pero se añaden varios más, muy inspirados por la estética de Persona 3, al igual que el diseño del HUD y los menús, que abandonan el cálido amarillo por el sofisticado azul. Los combates siguen llenos de incidencias, con un cóctel vibrante de efectos especiales en 3D, explosiones de color, cambios de escenarios y aparición de retratos para marcar el uso de ataques especiales y varios medidores para tener controlados las diferentes habilidades a nuestra disposición; lo que puede provocar que, en ocasiones, todo lo que ocurre en pantalla nos acabe apabullando e incluso saturando, aunque esa sensación se diluya rápidamente cuando nos acostumbremos a la jugabilidad y a los distintos elementos a tener en cuenta.p4au3

La banda sonora vuelve a utilizar el excelente bagaje musical de la saga, especialmente de la cuarta entrega pero también de la tercera, recuperando canciones como Reach Out to the Truth, Mass Destruction, Poem for the Souls of Everybody, Backside of the TV, The Almighty, Your Affection o Electronica in the Velvet Room, bien en sus versiones originales o bien remezcladas, además de pistas originales realizadas expresamente para el juego, como el opening Break Out Of… o el ending Today. Los temas, que van desde la música orquestal más épica al J-Pop, J-Rock o el hip-hop, encajan perfectamente y consiguen dotar a los menús, combates y pasajes de la historia de una ambientación y energía perfectas. Los efectos también son destacables y muy variados, llegando a un nivel de mimo que concede a cada personaje, arma y hechizo sonidos propios que raramente son reutilizados en otras situaciones, por lo que nuestras orejas nunca se cansarán del ruido del combate. Por si fuera poco, podemos disfrutar tanto del doblaje original japonés como del inglés, de buen nivel ambos, recuperando la mayoría de actores de los RPGs originales. Cada personaje cuenta con una buena cantidad de frases y expresiones para utilizar antes, durante y después de los combates, a lo que hay que sumar aquellos que van comentando nuestra actuación, ya sea Rise (la comentarista por defecto), Teddie o cualquier otro. Al igual que con el apartado visual, a veces puede apabullar todo lo que está ocurriendo sonoramente pero contribuye definitivamente a aumentar la adrenalina de los combates.

En lo que respecta a la jugabilidad, Ultimax mantiene la base de su primera entrega, con combates dinámicos y fluidos con una lista muy completa de movimientos como dobles saltos, carreras hacia delante y hacia atrás, lanzamientos, barridos, escapes, evasiones, cancelaciones, contragolpes, magias, hechizos y ataques especiales. También regresan los combos sencillos pulsando cuatro veces el mismo botón y los All-Out Rush que nos permite tener unos pocos frames de invencibilidad para lanzar al adversario hacia el fondo o hacia arriba, movimientos sencillos de gran ayuda tanto para los novatos como para los menos habilidosos gracias a su sencilla realización pero que deben realizarse en el momento justo. En defensa podemos recurrir de nuevo a los Guard Cancel Attack para lanzar lejos a un enemigo o el Burst, con el que podemos interrumpir combos y algunos ataques potentes en el instante justo si tenemos la barra correspondiente llena.

Una de las características originales de los Arena es el uso de elementos que homenajean los RPGs, como el Persona que acompaña a cada personaje como fuente de su magia y que cuenta con su propia barra de vida de forma que, cuando se vacíe, se retirará temporalmente del combate dejándonos sin ataques especiales por lo que no podremos abusar de su uso, evitando que reciban daño. Los movimientos de estos Personas no sólo son ofensivos, sino que también posibilitan defensas p4au5especiales, movimientos de curación y apoyo, habilidades pasivas, potenciar ciertas estadísticas o infligir estados alterados como Veneno, Rabia, Pánico, Parálisis, Miedo, Encanto o Congelación, además de la Penalización si nos mantenemos pasivos en el combate y no atacamos, aunque en esta segunda entrega tienen menos presencia e importancia que en el primero. De la misma manera, es muy importante gestionar correctamente nuestra barra de SP, permitiendo hechizos más potentes cuantos más puntos tengamos; así como nuestra barra de vida, entrando en el estado Awakening cuando baje del 35%, poniendo a nuestro alcance algunos movimientos especiales devastadores, a los que se une el Instant Kill, disponible cuando nos quede una ronda para ganar y tengamos 100 SP, permitiendo eliminar instantáneamente a nuestro rival sin importar la vida que le quede y ofreciéndonos un espectáculo visual que muchas veces homenajea los momentos más emblemáticos de los personajes en los RPGs originales.

En Ultimax se han añadido algunas mecánicas como el S Hold System, un ataque especial que cambia según el tiempo que mantengamos pulsado un botón (otro elemento dirigido a los novatos como los combos automáticos) y magias mejoradas gastando 75 SP en vez de 50 y pulsando dos botones en vez de uno, lo que permite una mayor versatilidad en ataques y gestión de la barra especial. También se han modificado y pulido otros elementos, como pequeños cambios en combinaciones, en la velocidad y alcance de algunos ataques, nuevas bonificaciones y evasiones más refinadas, a la vez que el daño general ha sido rebajado.

En esta ocasión la plantilla se amplía hasta los 19 personajes, a los que se suman tres disponibles por DLC de pago como Margaret, Adachi y Marie. Todos los participantes del primer P-1 regresan junto con cinco novedades. Sho Minazuki, antagonista de la historia, está presente en dos versiones, con y sin Persona, con un estilo algo similar al de Yu, desde el uso de la espada a los movimientos de barrido, enfocado especialmente al ataque a corta y media distancia. Yukari, de Persona 3, es un personaje de ataques a larga distancia gracias a su arco aunque tiene una agilidad y versatilidad mayor que otros luchadores del mismo estilo como Aigis o Naoto. Junpei, el segundo miembro de Persona 3 entre las novedades, tiene un estilo muy peculiar gracias a su bate y es que incorpora movimientos de béisbol a sus habilidades, siendo capaz incluso de rechazar y devolver ciertos ataques rivales, contando con una barra especial que marca strikes, balls o bases conquistadas que va modificando y mejorando sus hechizos. Ken y Koromaru, las últimas incorporaciones provenientes de Persona 3, actúan como un sólo luchador, combinando sus poderes y teniendo la peculiaridad de que dos botones del mando manejan a uno mientras los otros dos al otro, teniendo a nuestra disposición dos Personas y la facilidad de poder combinarlos para encerrar en forma de pinza a nuestro enemigo. Por último, Rise abandona su puesto de comentarista para desplegar sus proyectiles y técnicas de análisis al combate, con un set de movimientos divertido e impredecible perfecto para los jugadores a los que les gusta experimentar con propuestas menos convencionales.

p4au2

Por si fuese poco, todos los personajes tienen una versión Sombra (excepto Sho Minazuki, Shadow Labrys, Elizabeth, Adachi, Margaret y Marie) que mantiene la mayoría de las combinaciones de la original pero que están más enfocados en su faceta ofensiva, obteniendo más SPs en combate, además de tener a su disposición la mecánica Shadow Frenzy, que les permite tener una cantidad ilimitada de SPs durante un breve periodo de tiempo. Debido a este enfoque en ataque, las versiones Sombra pierden algunos movimientos como los Burst o los Awakening. Todo esto provoca un abanico de posibilidades inmenso, con variados estilos de lucha muy divertidos de aprender y controlar, transmitiendo perfectamente la sensación de que, a pesar de compartir combinaciones de botones, cada uno se juega de forma distinta, con matices diferentes incluso cuando comparten un estilo general.

Ante tal cantidad de opciones, los combates son muy ágiles y rápidos con un sinfín de alternativas donde cualquier jugador puede intentar cambiar la dinámica a su favor aunque esté arrinconado y casi defenestrado. A pesar de que el aprendizaje de todas las posibilidades a nuestro alcance y su uso correcto nos llevará tiempo, los novatos y los menos habilidosos tienen herramientas con los que poder desenvolverse con facilidad en las peleas y poder mejorar poco a poco sin frustrarse ni aburrirse por el camino. Persona 4 Arena Ultimax es un juego que abraza a todo el espectro de jugadores a su alcance, uniéndolos en una propuesta compleja pero accesible, espectacular y apabullante que transmite perfectamente la pasión por el género de lucha sin descuidar a los fans de los RPGs originales. No supone una revolución ni un gran paso adelante con lo que ya habíamos visto en la anterior entrega, pero incluye las suficientes novedades como para no dejarnos sensación de déjà-vu.p4au6

Además del Modo Historia, que nos llevará un mínimo de 10 horas para superar, tenemos a nuestra disposición otros como el Tutorial, el modo Entrenamiento, el modo Desafío donde practicar movimientos y combos de creciente dificultad, el modo Arcade para los que se quieren centrar en los combates, el modo Score Attack donde intentar conseguir la mayor puntuación posible en varias rutas con diferentes rivales, el modo Versus para luchar contra un amigo o la CPU y la Galería para ver ilustraciones y vídeos. Como novedad en Ultimax, se incluye el modo Golden Arena, una evolución del Survival de toda la vida donde deberemos ir superando pisos en diferentes mazmorras con una sola barra de vida. Sin embargo, tras cada combate ganaremos puntos de experiencia para aumentar nuestro nivel, mejorar nuestras estadísticas (mayor ataque, más puntos de vida, magia más potente…) y conseguir habilidades activas que se activan pulsando un botón, como hechizos de curación, o pasivas, como infligir estados alterados. Por si fuera poco, al comienzo de cada ruta elegiremos un compañero que nos apoyará con una habilidad especial que irá mejorando a medida que aumentemos nuestro Social Link con él o ella. Ciertamente es un modo con muchos incentivos, una larga duración, una dificultad creciente y la posibilidad de personalizar nuestro personaje con los movimientos que encajen mejor con nuestro estilo, teniendo que enfrentarnos a adversarios con su propia combinación de habilidades mientras tenemos cuidado de mantener llena nuestra única barra de vida hasta el siguiente checkpoint.

Por su parte, el modo Online se ha potenciado con respecto al primer Arena, regresando la tarjeta de presentación personalizable, los filtros, los Ranked Match para poder subir nuestro rango y los Player Match en las salas tradicionales del género. Sin embargo, en la versión de PS3 existe el Lobby, un lugar de encuentro de los jugadores donde podemos utilizar los diferentes personajes del juego como avatar en un estilo adorable y visitar diferentes lugares donde charlar o combatir en las recreativas presentes, al más puro estilo MMORPG. Es un añadido de lo más curioso y, posiblemente, más estético que práctico, pero es agradable potenciar la interacción entre los usuarios y corretear con nuestro personaje favorito por las salas esperando luchas que se desarrollan sin lag y que nos permiten conectar con jugadores de cualquier parte del globo.

8,5

Conclusiones:

Persona 4 Arena Ultimax mantiene el gran nivel de la primera parte, con combates dinámicos, espectaculares, equilibrados, satisfactorios y muy divertidos, aunque puedan ser algo apabullantes a nivel visual y jugable en ocasiones. El apartado gráfico y sonoro sigue estando muy cuidado y lleno de detalle, arropando un nivel de contenido más que suficiente para tenernos ocupados durante muchas horas. Si bien la historia insulsa y repetitiva flojea mucho y no se ha arriesgado mucho a la hora de incluir nuevas mecánicas, es uno de los mejores títulos de lucha disponibles para PS3 y Xbox 360.

Sobre Daniel Rodríguez 58 Artículos
Hedonista que quedó atrapado en el mundo de los videojuegos desde Link's Awakening, disfruta consumiendo miles de horas en RPGs y las franquicias Metal Gear Solid y Yakuza mientras devora dulces sin parar.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario