[Análisis] Rance 5D: The Lonely Girl

Una de las sagas más demandadas por los fans de las novelas visuales era Rance. Finalmente, a finales del pasado año se lanzaron, de manera conjunta, dos títulos de esta serie protagonizada por un antihéroe egoísta, canalla y que tan solo piensa en pasarlo bien, especialmente con las chicas. El primero de estos dos títulos, el que hoy nos ocupa, es Rance 5D: The Lonely Girl. Se trata de un título aislado de la serie, en el que todo está presentado de forma diferente a como venía siendo habitual. En Rance 5D: The Lonely Girl no nos encontramos con un dungeon crawler al uso, sino que estamos delante de un rpg muy diferente de breve duración, en el que tenemos que andar prácticamente soplando a los dados para que la suerte esté de nuestra parte para que no perdamos lo más valioso que tenemos, junto con nuestra vida: el tiempo.

¿Dónde se quedó perdido el sentido de la orientación?

La historia de Rance 5D: The Lonely Girl comienza con Rance y su esclava, Sill entrando en una misteriosa cueva en la que muy pronto se perderán. En ella, también estaba Athena 2.0 otra acompañante de nuestro héroe a la que trata con más desdén que a nadie, como a una pesada mascota de la que no quiere deshacerse pero a la que tampoco hace demasiado caso (dicho por él mismo con otras palabras). Tras dar tumbos, terminará en una extraña ciudad con un castillo lleno de youkais y un pequeño misterio oculto en él. A sus ojos, todo es interesante al tener a varias féminas a la vista, por lo que llegados a un punto incluso Sill comentará que está convencida de que se ha olvidado de que estaban ahí para dar con una salida y proseguir sus viajes juntos.

Las risas están aseguradas en esta historia tan sencilla en sí misma, pero repleta de escenas hilarantes no solo por las salidas de Rance y sus vulgares comentarios cada dos por tres, sino también por el comportamiento y frases del resto de personajes que aparecerán en algún momento a lo largo de los cinco episodios de duración de la aventura.

En el juego tendremos siempre una barra de turnos a la vista, en cada uno de los episodios, que nos marcará cuánto tiempo estamos perdiendo en cada una de las acciones como desactivar trampas, hablar con personajes, dar paseos, luchar contra los enemigos, etc. ya que una de las formas de obtener un game over es precisamente ignorándola y demorándonos demasiado en cada uno de los capítulos a la hora de resolver la manera de continuar por cada de ellos en los pequeños acertijos iniciales antes de ponernos manos a la obra a la hora de cruzar los dedos para que en la ruleta de la suerte nos vaya saliendo la palabra “event” si lo que queremos en avanzar en la historia.

Hablábamos antes de que la suerte influye en cómo nos vaya a ir en el juego. Esto no es así del todo aunque haya un personaje que crea ciegamente en ella y sobre la que recaigan hasta las supersticiones más extrañas, ya que en la ruleta, si nos entra la prisa podemos tirar de manera que abarquemos tres o hasta cinco orbes, para escoger el que más nos guste y existen objetos especiales con los que las probabilidades de sacar un número determinado en los dados aumenten, siendo recomendable entonces poner ahí, en esa selección, nuestros ataques más devastadores o nuestras mejores curas para estar preparados frente a cualquier adversidad dentro de los diversos combates que libraremos entre los que más de uno puede resultar un desafío.

Visualmente, tanto los sprites como las CG tienen un gran atractivo. Las mazmorras, arena de combate y ruleta son simples, pero efectivas. Las voces y música están acorde con lo que se nos muestra y la variedad de monstruos o ataques no está nada mal. Repetimos, sin embargo, que si en algo destaca la serie y por supuesto también Rance 5D: The Lonely Girl es en su faceta cómica, en cómo un perturbado sexual puede hacernos morir de la risa desde los primeros instantes en que vemos que incluso ha bautizado su miembro viril y lo que sale de él. No le importa nada ni nadie, salvo su bienestar y para ello, lo principal radica en engañar a cuantas mujeres pueda para acostarse con ellas. No nos equivoquemos, tampoco es que haya escenas sexuales sin parar, pero desde luego no será porque Rance no tenga siempre su líbido por las nubes, sino que es más bien porque también nos reiremos de otras cosas sin sentido que ocurran por ahí o con las salidas de otros personajes extravagantes entre los que tenemos a una chica recluida toda su vida o a una yo-kai capaz de perder la cabeza cuando se excita.

8,7

Conclusiones:

Rance es un alocado personaje, obsesionado con el sexo que habla sin tapujos, aunque sea tan políticamente incorrecto que pueda irritar y abrir heridas por doquier. Este protagonista, junto con sus acompañantes y otros personajes a los que conoceremos en Rance 5D, seguro que nos hacen pasar un buen rato a base de risas y es que la hipérbole es un recurso muy útil cuando se realiza de un modo inteligente. La jugabilidad, en torno a una suerte que puede ser forzada, es muy entretenida y encaja a las mil maravillas a la hora de presentársenos este título como spinoff de la serie a la que pertenece. Sin duda, una buena manera de conocer la serie en occidente.

Sobre Rosi Ortega 3785 Artículos
Apasionada de los cómics, la sociedad japonesa y los videojuegos. Twitter personal: @Rosi_Ortega

1 Trackback / Pingback

  1. [Análisis] Rance VI - SavePoint

Deja un comentario