[Análisis] Sweet Young Bride

Sweet Young Bride se encuentra en occidente desde hace un par de semanas. Esta novela visual no apta para menores se encuentra tan solo disponible a través de la página de MangaGamer y funciona en cualquier versión de Windows a partir de Vista.

Sweet Young Bride es una novela cinética, sin opciones, de corta duración, por lo que no tardaremos en leerla. Su historia trata sobre cómo dos jóvenes se habían inscrito en algo promovido por el Gobierno japonés para que haya más matrimonios y, con ello, aumente el índice de natalidad. Algo que los tiene completamente preocupados. Por un lado está el protagonista, que veía que no iba a comerse un rosco en su vida, que era demasiado tímido como para entablar una conversación siquiera con alguien del género opuesto y que tenía por costumbre dedicar sus momentos de ocio a los juegos hentai para pelarse la banana como un mono y quedarse frito hasta el día siguiente que cogía sus bártulos y se iba al trabajo. Por otro lado está Hazuki, una misteriosa chica con un físico similar al de una niña, que según conoce a Kouta le ruega que se case con ella, sin conocerle de nada ni tener siquiera una primera cita. El motivo de que ella se inscribiera en ese programa matrimonial será una incógnita hasta bien avanzada la trama.

Ammolite (Sweat Sweat in Summer: The Naughty Girl and Her Ripe Scent), la desarrolladora de este juego, ha creado un hentai repleto de encuentros sexuales pero visto todo desde la ternura y el amor. Hay algo que puede resultarnos inesperado al respecto y es el hecho de que nos ha llegado una versión censurada, es decir que tenemos ese mosaico de cuadraditos, esos píxeles idénticos a los de la versión original que se utilizan para emborronar los genitales y que así queden tapados ya que en Japón, sin eso, no puede comercializarse una obra pornográfica aunque se trate de algo dibujado y no de carne y hueso. Visualmente, aunque ese detalle puede no gustar a muchos al estar acostumbrados a que en occidente se redibujan esas partes o eliminan esos mosaicos con diferentes técnicas antes, cumple perfectamente al tener decenas de imágenes en CG y un diseño de personajes (Kouta y Hazuki) bastante bonito y que encaja a la perfección con el tipo de historia que se nos presenta.

Veremos cómo evoluciona la relación de esta parejita desde aquella primera vez en que se vieron, cuando, al estar desde el punto de vista del chico, vimos a Hazuki entusiasmada con casarse, mientras que nuestro protagonista pensaba que tenía que estar soñando para que una chica que justo encajaba con su ideal, estuviera frente a él proponiéndole matrimonio. Obsesionado con las chicas de pechos pequeños que reflejaran inocencia, tenía la mejor baza con la que pudiera haber soñado jamás. Es una historia dulce sobre su vida en pareja, sobre sus inicios, cómo van conociéndose ya una vez casados al no haber hecho eso durante una etapa anterior.

A pesar de la extensión de la novela y de que no tenemos rutas, ya que ni siquiera es un juego de citas, sino una historia en la que tan solo hay dos personajes principales y muy pocos secundarios con apenas peso, nos encontramos con varios fetiches por parte del protagonista como son las chicas con cuerpos poco desarrollados o hacer el amor en lugares públicos, donde cualquiera podría descubrirlos en cualquier momento, siendo esa la mayor locura que son capaces de realizar. No tenemos prácticas poco ortodoxas o juegos que puedan dañar a ninguno de los dos, aunque sí ocurre algo, tras cada vez que estos dos se acuestan una vez que Hazuki alcanza el clímax, algo inesperado que hará que ella se muera de la vergüenza y que, como jugadores, nos sorprenderá. Como decíamos, que se sale de lo normal no va con la personalidad de ellos, tan serios y formales tanto de puertas hacia fuera como en el interior de su casa, siendo la típica pareja japonesa tradicional en los que uno podría pensar por el trabajo, los horarios, la realización de tareas del hogar, la manera de vestirse, el comprar una sandía para grandes celebraciones… todo son detalles que nos indican y dejan claro que ambos están más que conformes con lo que hacen, que no aspiran a más y que ni se les pasa por la cabeza que sus roles pudieran cambiar.

6,5

Conclusiones:

Sweet Young Bride es una novela visual entretenida, que no tiene una historia elaboradísima que uno vaya a recordar toda su vida como lo mejor que le pudo pasar, pero los personajes se hacen querer. Tienen debilidades, algunas poco usuales como lo del exhibicionismo o eso que Hazuki no puede evitar y que mostrará ya desde el mismo momento en que consumen durante su noche de bodas.

Sobre Rosi Ortega 4008 Artículos

Apasionada de los cómics, la sociedad japonesa y los videojuegos.
Twitter personal: @Rosi_Ortega

Sé el primero en comentar

Deja un comentario