(Análisis) Dragon Quest VI

El humor es algo ligado a los Dragon Quest y por supuesto en esta sexta entrega se hace buena gala de él. Continuamente habrá chistes, juegos de palabras o historietas de caracter humorístico que podremos encontrar en diferentes libros desperdigados por los diversos pueblos y reinos. Leyendo además muchas veces veremos que hay historias entrelazadas dando cada una su punto de vista y opinión sobre un mismo hecho, como pueden ser la de la riña entre un gato y un limo.

En combate, también habrá momentos de humor y es que los enemigos pueden ponerse a enseñarte el culo y a pegar bailoteos para que o bien pases de ellos o les imites. Otras veces intentando ser ingenioso, podrás caerte de bruces al buscar un golpe crítico, y como eso, mil ejemplos más que podríamos deciros.

Por supuesto, habrá comentarios sarcásticos e incluso en ocasiones hirientes y momentos como en el que uno descubre que un cura se ha gastado el dinero del cepillo en el casino donde además hay prostitutas.

No podemos olvidarnos de las simientes y minimedallas que encontraremos por ahí si buscamos bien y exploramos a fondo todos los rincones. Con las simientes podremos concedernos puntos de vitalidad, fuerza, destreza… al personaje que elijamos, mientras que con las minimedallas tendremos que ir al que las colecciona para irlas canjeando por regalos. Cuantas más consigamos, mejores premios obtendremos y muchos de ellos son exclusivos.

2 Replies to “(Análisis) Dragon Quest VI”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.