[Análisis] Kuroinu Ch.3

Han pasado algunos meses desde que leímos el segundo de los capítulos de Kuroinu. La obra de Liquid ha quedado ya completada en occidente, pues se encuentra ya a la venta el tercero y último de ellos. Recordamos que esta visual novel se dividió en tres partes al ser tan extensa. Podemos encontrar cada uno de sus capítulos por separado desde la página de MangaGamer. Al tratarse de un juego hentai, centrado especialmente en el sexo, no hay una versión para todos los públicos ni ha sido posible que la compañía lo comercialice en otros portales.

Al igual que os ofrecimos un análisis sobre el primero de los capítulos y otro sobre el segundo, hoy haremos lo propio con el tercero de ellos.

 

Los fetiches finales de Kuroinu.

A lo largo de los anteriores capítulos tuvimos la puesta en escena de numerosos fetiches. Siempre se cumplía el patrón de tener tres rutas, cada una de ellas con una chica. A partir de ahí, se explotaban los fetiches y se entraba de lleno en la historia de cada una de las mujeres escogidas. Ha habido una gran variedad en la obra, llegándose a ver cualquiera de las cosas más famosas del género, junto con unas cuantas de cosecha propia. El tercer capítulo de Kuroinu tiene el subtítulo “Buxom High Elf Goddess, Defected Female Mercenary and Dominated Tiny Warrior”. Esa vaga descripción de las tres mujeres finales, es más que suficiente para los perros liderados por Vult, siempre tan entusiasmados ante la idea de aprovecharse de tantas féminas como puedan.

Podemos elegir siempre con quién pasar el tiempo, abriendo así una ruta. El orden no importa, pero lo suyo es seguir con la misma chica hasta leer su historia de principio a fin. La selección, esta vez, pasa por una mercenaria que conoció a Vult antes de los acontecimientos narrados en Kuroinu; una enana con cuerpo de niña y carácter infantil de la que se dice que tiene bastante edad; y una elfa casada con dios que es la líder de un grupo religioso radical.

Resulta curioso cómo en este juego para adultos no tenemos una trama argumental demasiado elaborada. Para empezar no llega a desarrollarse la de fondo, tan solo se nos cuenta un poco cómo los mercenarios liderados por Vult se salen con la suya y van conquistando todos los territorios habidos y por haber, haciendo tratas de blancas y dándose a la lujuria a diario con quien se les antoje. Las historias que se desarrollan algo son las individuales de las chicas. Siempre en pos del sexo. 

Es por tanto, éste, un nukige (juego donde lo relevante es el hentai) de los pies a la cabeza. Todo lo que tenga que ver con las chicas irá al mismo tema. Las diferencias entre cuerpos o experiencia previa son tan solo algunos de los factores a resaltar tanto visualmente como mediante el texto. Tanto es así, que se insistirá en cosas como que Lulu parece una niña o que Celeste tiene unos pechos descomunales. Aspectos que veíamos por nosotros mismos en sus diseños que, como el resto de chicas de Kuroinu, van vestidas con prendas que dejan poco para la imaginación.

En este capítulo nuevamente tendremos personajes tanto masculinos como femeninos de varias razas (humanos, elfos, ogros, hombres-lobo, etc.) que conviven entre sí y tienen sus encuentros. Con ese batiburrillo ya podemos imaginarnos un poco que habrá cosas atípicas sacadas de un mundo de fantasía. Más allá de lo que supone en sí mismo lo de la relación entre especies diferentes, tenemos tentáculos, juguetes o drogas que alteran la realidad. También podemos encontrarnos con penes pequeños y con otros que parecen troncos de árboles milenarios. Por variedad que no sea.

Cada ruta tiene varias escenas. En cada una de ellas habrá al menos un encuentro sexual con sus respectivas imágenes en CG que después podremos ver desde la galería del menú principal si llegamos hasta el final. 

Por si no estaba claro, no tenemos relaciones al uso. No hay algo como el consentimiento en este mundo regido por Vult y sus hombres. Aquí trata todo de abusos sexuales continuados con torturas y castigos gratuitos. Nos pasamos el tiempo viendo penetraciones múltiples, gang bangs, tentáculos entrando por diversos sitios, secreciones que empañan toda la ilustración, etc.

7

Conclusiones:

Toda la obra estaba repleta de perversiones de un nivel elevadísimo. La curiosidad por ver qué ocurriría la próxima vez, qué nueva locura llevarían a cabo, podría habernos matado. Ante esas adversidades, estaban siempre esas esperanzas (y luchas) de las chicas por restablecer su mundo como era, por liberarse del sufrimiento. No contaremos si llegan a conseguirlo, pero está claro que el interés radicará siempre en cada una de ellas, individualmente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.