[Análisis] Punch Line

Analizamos el videojuego Punch Line.

Recientemente se ha puesto a la venta el videojuego Punch Line. En España para hacerse con él en formato físico tan solo puede hacerse a través de la cadena de tiendas GAME que cuenta con la exclusividad.

Punch Line es la adaptación del anime homónimo. Se encuentra disponible tanto para PS4 como para PS Vita y la localización al inglés (único idioma disponible en sus subtítulos) ha corrido a cargo de PQube, quien tiene los derechos de lanzamiento no solo para Europa, sino también para América, donde verá la luz el 25 de este mes de septiembre. Ambas versiones son exactamente iguales, por lo que la decisión de uno u otro dependerá de los gustos o posesiones de cada cual.

El juego ha sido escrito por Kotaro Uchikoshi (Zero Escape). En él cuenta con los temas que el escritor suele tratar: aventuras y ciencia ficción. Por supuesto, como nos tiene acostumbrados la mente creadora de Ever 17, la narración es completamente absorbente. La historia tiene una premisa tan alocada como la de presentársenos a alguien que está en un plano astral separado de su cuerpo y que hace que el planeta explote en mil pedazos si se excita viendo unas braguitas. Tras eso, se volverá de nuevo al pasado, para tratar de hacer que todo siga su curso, para tratar de salvar el mundo, con cuidado de no verle esa prenda de ropa interior a nadie. La gracia está en que no es tan sencillo evitarlo y que en caso de ver alguna por accidente, tendremos que retirar la vista lo más rápido posible y calmarnos o eso se repetirá una y otra vez. Todo esto tan curiosos tiene lugar después de un suceso en un autobús que provoca ese fantasmal desenlace en un protagonista al que guiará un gato para que pueda ser capaz de salvar el mundo.

El ser un incorpóreo no es tarea sencilla. Por eso Chiranosuke (el gato) irá diciendo a cada momento cómo subiremos de nivel espiritual para ser capaz de ir realizando más acciones de cada vez. Esto no se plasmará en un abanico de posibilidades a la hora de movernos, ya que realmente estamos ante una sencilla aventura de point and click con puzles sencillos, pero sí que narrativamente tendrá su importancia.

La acción transcurre siempre en una pequeña residencia de estudiantes. Cada uno de los personajes que vive allí tiene algún secreto. Todos son de lo más inusuales (aunque verosímiles). A una historia con una premisa tan inusual sólo podían acompañarla precisamente ese tipo de personajes. Así se forman escenas con un mayor peso que si todo fuera rutinario. Podemos esperarnos grandes dosis de humor y seguramente nos sorprendamos con unas cuantas referencias a otras obras de manganime (por ejemplo Detective Conan o Dragon Ball). Aunque si hay algo que realmente nos dejará sin habla son esos inesperados giros de guion muy bien llevados.

El juego está dividido en dos grandes partes bien diferenciadas. La primera de ellas tiene algún que otro puzle en cada uno de sus capítulos, mientras que en la segunda nos dejamos fuera las deducciones de con qué objetos interactuar para crear cadenas y estamos ante una visual novel pura con elecciones que nos llevarán a un final u otro.

Insistimos en que el peso de la historia es lo más relevante dentro de un juego de este género. Punchline no defrauda en absoluto. Cuando se termine esa primera gran parte del juego quizás pensemos que ya está todo el pescado vendido, que estamos a nada del desenlace. Nada más lejos de la realidad. El cierre es perfecto a todas luces. No deja ningún cabo suelto.

Quienes hayan visto ya el anime, pueden esperarse lo que ocurre en el videojuego, ya que prácticamente todo está clavado aunque ahora nosotros formemos parte de la resolución de puzles y de las opciones escogidas dentro de lo ofertado. No obstante, hemos hablado de finales. Cabe decir que todos salvo uno son inconclusos y que llegaremos a ellos por tomar una mala decisión.

Punch Line es como un anime interactivo. Todo está dividido en capítulos como sacados de una serie. Incluso contamos con una canción de apertura y otra de cierre con animaciones creadas a tal efecto. Animaciones que, por cierto, han sido creadas por el estudio Mappa, al igual que todas las que hay dentro en momento cruciales. Se trata del mismo estudio a cargo del anime y que han trabajado también en otras series populares como Zankyou no terror, Yuri!! on Ice, Inuyashiki o Kakegurui. Como es habitual, se ha contado con los mismos actores de doblaje del anime para el juego de Punch Line. Puede hacerse algo extraño quizás jugar con modelados de personaje en 3D y tener luego todas esas partes animadas en 2D, aunque el resultado es más que aceptable.

9

Conclusiones:

Los personajes y argumento de Punch Line son verdaderamente sorprendentes. Es prácticamente un calco del anime, pero uno en el que te involucras de una manera diferente para vivir una experiencia igual de enriquecedora. No debería faltar en la ludoteca de ningún fan de la ciencia ficción y de la animación.

2 Replies to “[Análisis] Punch Line”

  1. Buen análisis y gracias por hablar de este juego, que parece que ni exista para la industria.
    En mi caso quizá esperaba un poco más en el momento que supe que era una obra de Uchikoshi, los puzzles son bastante random y algunos de los giros de la historia eran previsibles (aunque otros sí que me sorprendieron para bien).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.