(Análisis) Shin Megami Tensei Devil Survivor

No hay destino que uno no pueda cambiar.

Por un momento, imaginemos que recibimos un aparato tecnológico que nunca antes habíamos visto, cuyo tamaño es más bien pequeño y que según nos dicen se llama COMP. A simple vista nos recordaría, por su enorme parecido, a una PDA táctil con apariencia estética de Nintendo DS. En este aparato podríamos realizar varias funciones propias precisamente de las PDA o de los ordenadores, o tal como están las cosas hoy día, de los smartphone, como puede ser el comunicarse a través de internet con los demás mediante correos electrónicos, navegar, usar twitter… Ahora, vayamos más allá. Creámonos que pueden llegarnos e-mails de remitentes desconocidos, como si alguien nos enviara algo de manera anónima bajo un pseudónimo o nick, y en esos correos se nos adjuta un listado de posibles hechos fatales futuros que podrían ocurrir en nuestra zona en las próximas horas a lo largo del día.

Seguramente pensaríamos que eso no es más que una broma, como cualquier cadena o los powerpoint con fotos de miedo, pero… ¿y si justo todo lo que viene escrito en esos mensajes empieza a suceder? Entonces, ya nos daríamos cuenta de que algo pasa y, sobre todo, o hacemos algo para solucionarlo o seguramente correremos un grave peligro y nuestro destino más que probable sea la muerte, porque además todo apunta a que así será, a que todo se irá al garete si no somos capaces de evitarlo.

Problemas aparte, resulta que nosotros -o el héroe sin nombre al que controlamos, para ser justos-, como líderes del grupo elegidos precisamente por esas máquinas, somos capaces de ver unos extraños números sobre las cabezas del resto de ciudadanos y resulta que esos números, por lo que nos ha explicado ese misterioso remitente que nos manda correos y del que en principio deberíamos fiarnos por la cuenta que nos trae, son el número de días de vida que le restan a cada persona. De no haber un número sobre su cabeza, deberemos pensar que vivirá más de una semana que es el plazo de tiempo en el que todo Tokyo podría quedar destruido por completo, pues todo indica a que así será como no le pongamos remedio.

De este modo, entre los distintos correos de aviso sobre diferentes catástrofes y aquello de poder ver el tiempo de vida a través de lo conocido como “reloj de la muerte”, estaremos siempre en una carrera contra la muerte para poder sobrevivir y además salvar al resto de la gente afectada por un mal extraño y desconocido que se nos irá revelando como la lucha interna de demonios por el trono de Bel, que es una batalla entre todos aquellos que tienen “Bel” en su nombre, como Beldr, Belcebú, Belial…

7 Replies to “(Análisis) Shin Megami Tensei Devil Survivor”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.