(Análisis) Shin Megami Tensei Devil Survivor

Sé un buen estratega y te irá bien.

Shin Megami Tensei: Devil Survivor es un juego de rol táctico que mezcla la estrategia por cuadrantes de Disgaea o Fire Emblem y los turnos estratégicos del resto de Shin Megami Tensei, en los cuales uno tiene que andar alerta con las diferentes debilidades propias y ajenas para poder conseguir turnos extra y evitar que los enemigos se hagan con más turnos. Otra cosa a tener en cuenta es que nos tocará currárnoslo mucho para reclutar demonios cada vez más poderosos para sobrevivir con su ayuda, que es lo verdaderamente clave en un juego en el que más de una vez todo apuntará a que no nos quedan días de vida o a que, a pesar de en apariencia estar sobrados de ellos, del mismo modo que uno puede prolongar su vida si hace las cosas bien, puede morirse si las hace mal obrando de la manera que no debe. También, como consejo queremos deciros que no hay que encariñarse con los demonios, porque cada no demasiado tendremos que irlos supliendo por otros con mejores características y técnicas si no queremos ser comida para gusanos.

Cada vez que subamos de nivel con nuestro héroe se nos dará un punto de habilidad para gastar en aquello que nosotros elijamos entre: fuerza, magia, destreza, evasión, suerte y velocidad. Hay que pensar bien en qué queremos ir gastando esos puntos para tener un héroe equilibrado o hacer que se potencie más en lo que nosotros vayamos a querer desarrollar más, aparte de que para equiparnos habilidades nos pedirán puntos concretos mínimos, y de no tenerlos no podremos usarlas.

Todas las habilidades desbloqueadas las tendremos en una tabla y serán compartidas con el resto de miembros humanos del equipo que, si bien los manejamos totalmente en combate, no dependerá de nosotros lo de sus puntos de subida de nivel, por lo que no podremos forzar que vayan por el camino de esa habilidad que tanto nos gusta para ellos. Esto de las habilidades compartidas quiere decir también que tendremos una habilidad de cada para todos y que sólo uno podrá usarla. Por ejemplo, podemos tener “Dia” que es la magia más básica de cura, pues si el héroe la lleva equipada, nadie más que él podrá realizarla. Las habilidades se adquieren siempre mediante absorción y/o asimilación una vez vencido un enemigo que posea una habilidad desconocida por nosotros. Esta regla, como decíamos, es solo para humanos y no se aplica para los demonios, pues ellos aprenden habilidades por ellos mismos simplemente con subir de nivel, exceptuando cuando algunas veces se nos llena una barra de acción y tenemos la posibilidad de cambiar una de sus habilidades por cualquiera de las de nuestra tabla dando igual si alguien la tiene equipada o no.

En esta ocasión, el tema del reclutamiento de demonios es algo diferente a como se hacía por ejemplo en el primer Persona o en Shin Megami Tensei: Strange Journey, pues para conseguir que dichos demonios sean nuestros aliados y luchen a nuestro lado no hay que negociar con ellos en batalla, sino que podría decirse en cierto modo que aquí son unos mercenarios a sueldo, puesto que tendremos que irlos comprando mediante una subasta en la catedral de sombras según estos se vayan desbloqueando. Para que se desbloqueen, antes tenemos que habernos enfrentado a ellos o en combates opcionales que sirven para adquirir dinero y experiencia extras o en combates obligatorios. Es importante realizar bastantes combates opcionales extras, para que no se nos vayan escapando algunos de los posibles demonios a comprar, además de que necesitaremos subir bastante de nivel para allanarnos un poco el camino.

Otra de las formas de obtener demonios, que no es alternativa de la compra, sino un añadido a eso, es la fusión. Podremos combinar los demonios de dos en dos, para obtener uno nuevo que mezcle las habilidades de aquellos que entren en ese proceso de fusión y pudiendo así personalizar un poco más el resultado obtenido, teniendo así a lo mejor a un ser de fuego que lanza hielo y que además no tiene debilidades, por opciones que no sea y es que muchas veces se consiguen de este modo demonios más avanzados e incluso algunos únicos que no se pueden llegar a comprar. En el caso de los únicos ya los marca el propio juego. Sin embargo, para tener todo el compendio de demonios al 100%, hace falta pasarse este título varias veces para obtener diferentes finales con sus diversas recompensas y el número total de posibles finales asciende a seis.

7 Replies to “(Análisis) Shin Megami Tensei Devil Survivor”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.