[Análisis] The Witch and the Hundred Knight 2

Hace unos años, en NIS nos sorprendían con un título nuevo del que aseguraban que era el proyecto más ambicioso hasta la fecha. Con bastantes carencias, The Witch and the Hundred Knight pasó sin pena ni gloria tanto en su estreno para PS3 como posteriormente en la remasterización con añadidos que prepararon para PS4. Las críticas poco positivas y el que no tuviera un exceso de ventas no frenó los deseos de continuar con la saga, puesto que ahora podemos encontrar de manera exclusiva para PS4 el videojuego de rol The Witch and the Hundred Knight 2. Al igual que ocurre en Disgaea (salvo excepciones como Disgaea D2), son independientes y lo que guardan en común es su estilo de juego y el hecho de controlar a un personaje llamado Hundred Knight.

La historia es la narración de un pequeño cuento de brujas en el que se mezclan el terror y el dramatismo con unas gotas de comedia. Todo comienza en un pequeño pueblo en el que todos los aldeanos apoyaban y cuidaban de las jóvenes Amalie y Milm, dos huérfanas desde hace tres años, tras perder a ambos padres a manos de las temibles brujas, de las que se dice que siembran el caos a su paso. Un día Milm desaparece y, cuando la encuentran, tiene la marca de la bruja. Desconociendo si morirá en trágicas circunstancias o si ella también será una bruja, el pánico se apodera de aquellos que hasta hace nada eran tan cariñosos y generosos con las muchachas y ahora exigen la muerte de Milm, por lo que Amalie les suplica a todos que las destierren juntas. Así, comienza un peregrinaje personal por tratar de salvar la vida de aquella a la que más quiere. Si lo conseguirá o no y qué sorpresas hay, es algo que se irá viendo a lo largo de los diferentes capítulos y sobre lo que preferimos no anticipar nada. Eso sí, quienes se pregunten qué papel desempeña Hundred Knight, diremos que es nuestra arma, nuestra herramienta para conseguir el antídoto y, al mismo tiempo, lo es para la nueva bruja principal: Chelka.

La personalidad de Chelka no es amistosa en absoluto. Es una deslenguada, egoísta y tiene muy malas pulgas. Nos daremos cuenta de ese carácter intratable desde el primer momento pues se nos presenta como una bruja malintencionada que se cree por encima de todos los demás, a los que considera sus peones. Como Hundred Knight podremos increparla un poco con las respuestas haciéndonos los tontos o negando directamente algo, si bien afecta tan solo al diálogo y si tenemos que hacer alguna misión, apechugaremos con ello igualmente.

The Witch and the Hundred Knight 2 es un juego de rol con unas mecánicas bastante sencillas y un sistema que recuerda a ZHP pese a que no perdemos nuestras stats por meternos en nuevas fases y los niveles adquiridos y mejoras serán permanentes. Su parecido es más bien en cuanto a que el tiempo que se nos otorga para superar cada mapa va asociado a nosotros como la energía comprimida en giga-calorías, por lo que si vemos que estamos muy escasos, tendremos que comernos lo que sea, escogiendo lo que prefiramos de entre los objetos que hayamos conseguido hasta el momento y que estarán almacenados en nuestro estómago, saliendo de ahí tan solo si completamos la fase o bien decidimos, sin más, volver al castillo saliendo por nuestro propio pie para intentarlo después. Por otro lado, si nos mataran, volveríamos a la primera zona dentro de la fase que estuviésemos jugando, perdiendo uno de los mejores objetos de nuestro estómago y penalizándosenos con un buen pico de giga-calorías.

Si no queremos andar faltos de giga-calorías, tenemos dos opciones. La primera es ver con qué tipo de armas nos hacemos mejor y cambiar también entre las facciones que tiene nuestro Hundred Knight porque así será más fácil para nosotros poder desatar una técnica con la que nos lanzamos contra un enemigo o grupo de enemigos y les hacemos un rápido combo mientras drenamos giga-calorías al devorarlos. La segunda de las maneras es para los que no son tan hábiles o simplemente prefieren ir algo más holgados, sobre todo contra enemigos especiales o jefes; se trataría de ir rehaciendo fases para conseguir objetos varios y que nunca nos falten por ejemplo pociones, aunque lo más interesante aquí es conseguir muchas armas y armaduras, para aumentar el nivel de alguna que nos vaya bien y que, a poder ser, tenga una rareza épica o incluso legendaria, ya que suben más niveles y son más efectivas que las normales o raras. Este asunto de forja se trata en el castillo, concretamente en su atelier. Son varias las cosas que podremos hacer durante los momentos de relajación entre fases en este lugar, por lo que lo mejor es visitarlo de vez en cuando y no ir a lo loco a meternos en una mazmorra tras otra.

Cualquier fan de los juegos de Nippon Ichi Software puede esperarse, en cuanto a lo técnico, algo similar a lo visto durante toda su carrera como desarrolladores. Para empezar, el apartado gráfico no es demasiado puntero, aunque la falta de texturas y de ver en todo lujo de detalles escenarios de ensueño quedan relegados por la maestría en los diseños de personaje que, como es habitual en la marca, han corrido a cuenta de Takehito Harada. El sonido, en cuanto a lo que es la banda sonora y los efectos ambientales son prácticamente como sacados de un Disgaea también. Respecto a las voces, éstas son adecuadas a la personalidad y apariencia de los personajes tanto en inglés como en japonés.

7,5

Conclusiones:

The Witch and the Hundred Knight 2 es más complejo que su antecesor y eso se plasma en posibilidades jugables que se traducen en mayor diversión. Sigue sin ser, posiblemente, el mejor juego del año para nadie, pero nadie nos quitará algunas decenas de horas para superar su entretenida historia.

Sobre Rosi Ortega 4262 Artículos
Apasionada de los cómics, la sociedad japonesa y los videojuegos. Twitter personal: @Rosi_Ortega

Sé el primero en comentar

Deja un comentario