[Análisis] Alliance Alive

La última apuesta Atlus en cuanto a traernos a occidente un juego que no ha sido desarrollado por ellos nos ha venido bajo el sello de Furyu (Unchained Blades) con el curioso rpg por turnos Alliance Alive, un trabajo de bajo presupuesto para Nintendo 3DS que a los europeos no nos ha llegado ni tan siquiera en formato físico, no quedándonos más remedio que comprarlo desde la eShop.

En Alliance Alive vivimos en un mundo con varias islas separadas entre sí, cada una con sus peculiaridades medioambientales que surgieron con el paso de los años como respuesta a ciertos artilugios escondidos en alguna parte de ellas. Este trastorno provoca que por ejemplo tengamos una zona donde llueve cada día, otra donde tenemos una niebla tan densa que podríamos cortarla con un cuchillo u otra zona volcánica prácticamente llena de lava. Esto ha dificultado aún más las relaciones entre las bestias, demonios y humanos, que son los habitantes de este lugar repleto de peligros, con monstruos campando a sus anchas. La tensión se nota en todo momento entre las tres especies con capacidad de raciocinio, quedando siempre los humanos relegados a ser los que obedezcan a los demás, los que sean sus siervos y traguen con todo si no quieren terminar encerrados para siempre en una celda, sufrir torturas o, incluso, ser asesinados.

Como había que ponerle remedio a esa situación se formará un grupo muy singular, compuesto por nueve individuos entre los que hay precisamente representantes de las tres especies. Inicialmente conoceremos en pequeños grupos a los integrantes de lo que después será esa banda. Así, la historia nos permite probar las distintas mecánicas desde los diversos personajes con sus afinidades iniciales mientras conocemos qué los lleva a querer salvar el mundo. Es una técnica de guion que han sabido llevar muy bien al hacernos partícipes de todo lo que estaba ocurriendo de manera simultánea en otro lugar justo antes de que todos nuestros personajes terminasen juntos para que ya, a partir de ese momento, escojamos quiénes serán los titulares en nuestro equipo y, de paso, con qué armas y formación tenemos pensado ir por ahí.

Alliance Alive nos presenta un diseño de personajes de aspecto chibi SD (super deformes) bastante caricaturescos porque incluso dentro del dramatismo de la historia hay lugar para la comedia. Podremos explorar pequeñas ciudades y conocer gente allí que, pasados unos cuantos episodios, podría incluso unirse a nuestra alianza de gremios para conseguir bonitos beneficios en función de nuestra inversión, pudiendo tener así por ejemplo un mayor número de formaciones, de equipo o de magias disponibles.

Como aspecto sorprendente, ya que no es algo habitual en absoluto dentro del género, no subiremos de nivel a nuestros personajes. Por contra, lo que sí subirá de nivel serán las habilidades que vayamos utilizando y que irán ligadas a cada tipo de arma (algunas armas incluso tienen su propia técnica pese a estar dentro de la misma categoría). Así, cuanto más usemos una habilidad, mejor nos cubriremos y más efectiva irá siendo. Cada personaje puede equiparse con las dos armas que prefiramos, siendo así de versátil el rol que le asignaremos, aunque debemos tener en cuenta que ya vienen fijados con unas stats que hacen que sean más duchos en unas cosas que en otras. Para liar más la madeja, al principio no sabremos hacer la o con un canuto con las armas, por mucho que sean las más adecuadas para nuestro personaje, sin hacer experimentos. Ahí es donde entran los puntos de talento. Con ellos podremos aumentar la velocidad a la que aprenderemos técnicas o disminuir el costo de puntos de magia (SP) para poder realizar mucho más a menudo la que mejor nos venga en cada ocasión ya que incluso podemos poner a cero algo que antes nos drenaba una buena cantidad de puntos. Aún pensaréis entonces que, si no se sube de nivel, quizás no merezca mucho la pena enfrentarse a enemigos menores. Eso no es cierto ya que no solo nos conviene subir las técnicas, sino que el oro (para comprar equipamiento) o los puntos de talento se consiguen luchando y además, ocasionalmente, de modo aleatorio, nuestros personajes podrían aumentar permanentemente sus puntos de vida o de magia, algo que nos vendrá genial cuando los enemigos vayan siendo más duros.

Furyu es un estudio pequeño con no demasiados trabajadores ni presupuesto, aunque en el caso de Alliance Alive han mirado a procurar algo con unas mecánicas originales con mayor o menos éxito ya que el sistema de aleatoriedad con la subida de vida y SP puede crispar un poco, sobre todo a los más dedicados que lleven encadenados un buen número de combates en cada zona y no se vean recompensados. No obstante, al tener los talentos y todo el sistema de alianzas gremiales, afortunadamente podemos siempre buscar maneras de para que nuestros personajes crezcan como héroes que salvarán ese devastado mundo, aunque cuando hablen no escuchemos ninguna voz y tan solo estén los subtítulos, cosa peculiar, pero ligada, sin duda, al factor económico.

7,5

Conclusiones:

La historia de Alliance Alive no es el no va más, pero cumple con su objetivo, especialmente durante sus primeros capítulos, antes de apalancarse. Sus mecánicas, diferentes a lo habitual, harán que tengamos que centrarnos mucho más en cosas que generalmente pasaríamos más por alto. El mundo no es demasiado grande y no encontramos apenas misiones secundarias o mazmorras adicionales.

Sobre Rosi Ortega 4262 Artículos
Apasionada de los cómics, la sociedad japonesa y los videojuegos. Twitter personal: @Rosi_Ortega

Sé el primero en comentar

Deja un comentario