[Análisis] Disgaea 1: Complete

Han pasado 15 años desde el lanzamiento del primero de los Disgaea. Puesto que fue el que marcó un precedente en la serie, los personajes de este juego han sido invitados a cantidad de juegos de la misma franquicia e incluso de otras a modo de colaboración. Hasta salió una visual novel como spin-off en la que se relataba un capítulo adicional en la vida de Laharl y compañía. Disgaea 1 es también el juego de NIS que más plataformas ha tocado en diferentes ports que la compañía ha realizado. Por ello se ha lanzado ya en PS2, DS, PSP por no olvidar que hace un par de años llegó con gráficos renovados a PC. El último de sus ports nos ha llegado hace nada a PS4 y Nintendo Switch bajo el nombre de Disgaea 1: Complete y ha bebido directamente de esa última versión en PC con la salvedad de que ahora podemos jugarlo en nuestra tele con cualquiera de las dos consolas y/o llevárnoslo a cualquier lugar haciendo uso del modo portátil de la híbrida.

La historia de Disgaea 1 comienza con el despertar de Laharl, un demonio al que se le fue de las manos una siesta por unas cuantas decenas de años. El motivo de que Etna tenga tanto interés en despertar al príncipe es nada menos que el de una guerra contra el padre de éste por hacerse con el trono. El vehículo principal de la historia será precisamente ése, nos iremos de aventuras para lograr ese propósito; que en teoría se presenta como la toma de poder del protagonista, aunque la coprotagonista desde el principio se muestra como la auténtica reina con sed de conquista. Por supuesto, todo esto no será un camino recto, sino que habrá obstáculos y, sobre todo muchas situaciones disparatadas protagonizadas por personajes de lo más variopintos. Así, dividido en varios capítulos con sus diversos apartados veremos por ejemplo cosas como a la ángel Flonne que descendió a Netherworld para llevar a cabo un asesinato o a esos terrícolas tan idos de la olla que también se unirán al dispar grupo.

La solidez del juego está presente tras estos quince años. A los propios personajes de la historia se nos une el creador de personajes de distintas clases, a los que podemos poner un buen potencial si tenemos maná suficiente para invertir, renacerlos llegada la hora para fortalecer aún más sus stats, etc. De hecho, todo lo unido a la asamblea es tremendamente interesante.

Tenemos también un sistema de herencia inversa de habilidades desde los personajes que hayamos creado para fortalecer a los “progenitores”. De este modo podemos crear todoterrenos capaces de hacer uso de cualquier tipo de habilidad y, si nos entrenamos con distintas armas, también podemos ser hábiles con espadas, lanzas, bastones o lo que se nos ponga por delante. El juego nos recomienda siempre cosas para las que haya una mayor aptitud dependiendo de la clase de personaje, aunque nos deja esa libertad por si nos obcecamos en algo y le dedicamos el tiempo suficiente como para llegar a ser competitivos. Comparado con la mayoría del género, incluso a día de hoy está por encima. Ahora bien, si venimos de los Disgaea más recientes, veremos que en éste faltan cosas. Para empezar las plantas del item world no están numeradas y es bastante más caótico y aburrido sin salas especiales o piratas a los que dar caza, no podemos hacer torres para atacar o saltar cuando estamos fuera de los combates y todo en general es bastante más lento.

Gráficamente el cambio ha sido sustancial. Los sprite en HD lucen maravillosamente bien así como los decorados de las fases y el castillo. Es un lavado de cara que le ha sentado francamente bien y con el que se puede disfrutar ahora mucho más de los diseños creados por Takehito Harada.

Disgaea 1: Complete cuenta con la opción de saltarnos el texto para ir al grano. No es algo que recomendemos ya que la historia es tremendamente divertida y las salidas de los personajes no dejan indiferente a nadie, pero está bien si estamos ante un nuevo ciclo por haber obtenido algún final ya y estar buscando otro más adecuado en lo que echamos horas a este título algo exigente y que obliga a subir niveles desde bien pronto rehaciendo fases o yendo a los confines del item world.

7,5

Conclusiones:

Disgaea 1: Complete es un buen juego de rol táctico incluso a día de hoy. Eso sí, comparado con los más recientes de la saga se nos presenta falto de opciones y lento. No obstante, la diversión está asegurada con las conversaciones alocadas de los personajes y su historia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.