[Análisis] Freedom Planet

Analizamos Freedom Planet, un juego indie para Nintendo Switch.

Freedom Planet es un juego indie que se desarrolló para PC y salió en esa plataforma en 2014. Se realizaron ports posteriores para Mac, Linux y Wii U en 2015 y para PS4 en 2017. Ahora ha habido otro más, esta vez para Nintendo Switch que ha tenido un lanzamiento mundial simultáneo hace tan solo tres días.

Esta última versión de Freedom Planet puede encontrarse únicamente de manera digital a través de la eShop. Cuenta con el mismo contenido que las anteriores, aunque con las ventajas que aporta la híbrida de Nintendo.

La inspiración de Sonic en Freedom Planet se detecta desde el primer momento. Tenemos un plataformas de acción en el que podemos rodar, correr a alta velocidad y ver todo tipo de cosas sacadas de la saga protagonizada por el erizo azul. ¡Incluso burbujas para respirar bajo el agua o gemas protectoras para los golpes! Casi que solo faltan los anillos y el que no estén es vital para que esto sea completamente diferente, ya que tenemos una barra de vida en lugar de tener que andar corriendo a rescatar anillos por cada golpe recibido.

El parecido entre este juego y aquel en que está inspirado se debe a que en un principio fue concebido como un doujin (juego hecho por fans) de Sonic, pero después se decidió reconvertir el proyecto en otra cosa, haciendo que los movimientos de los personajes, la manera de combatir, no tuviera nada que ver con la vista en la franquicia de SEGA.

Como homenaje a la época de 16 bits y también porque era más fácil que Galaxy Trail realizara su desarrollo así, el estilo del juego está como sacado de una Megadrive. Píxeles coloreados repletos de amor con entornos variados donde tan pronto estamos en praderas como montados en aviones, en lugares que parecen sacados de paisajes orientales o incluso en el espacio.

Los personajes de Freedom Planet son todos antropomórficos. Nos encontramos con insectos, robots, serpientes, osos, etc. Todos ellos caminando sobre dos patas y hablando en el mismo idioma sin problemas. Dentro de los protagonistas, es decir, de los personajes jugables, tenemos a Lilac y Carol (una dragona y una gata salvaje, respectivamente), aunque más adelante desbloquearemos a Milla (una perra sabueso) por si queremos usarla en partidas posteriores ya que cada personaje tiene sus propias habilidades.

El juego es bastante desafiante, aunque cuenta con varios modos de dificultad por si preferimos ir de menos a más o simplemente quedarnos en una en la que nos sintamos cómodos. No obstante, a pesar de que podemos perder vidas por caernos o recibir golpes, también podemos sumárnoslas si nos las encontramos en algún camino. Dicho sea de paso, precisamente bifurcaciones y recorridos diferentes para llegar a la meta siempre hay unos cuantos, por lo que entre eso y pasárnoslo con los tres personajes, es bastante rejugable. Otra reto que podemos ponernos a nosotros mismos para posteriores partidas es conseguir más cristales totales, pasarlo en menos tiempo o almacenar un menor número de muertes, ya que todos estos datos aparecen una vez finalizada cada fase y también al completar el juego entero.

La variedad de niveles es perfecta para que nos divirtamos realizando cosas diferentes en ellos. No solo cambian los escenarios y enemigos, junto con, por supuesto, los caminos, secretos y coleccionables. También son distintas las maneras en que solucionaremos nuestros problemas. A veces tendremos pequeños puzles o nos daremos cuenta de que alguna de nuestras habilidades tiene un uso en el que no habíamos reparado. Por supuesto la manera de derrotar a los enemigos también varía, ya que sus patrones de ataque también difieren de unos a otros así que no todo se basará en que saltemos encima de su cabeza.

La historia de Freedom Planet es una mera excusa para seguir adelante, cosa que no era necesaria porque tal y como está diseñado ya es bastante adictivo. Por su arte y la gracia de sus personajes, es complicado querer soltar los mandos y puesto que no es violento en absoluto, es recomendable para gente de cualquier edad. Como punto curioso, cabe decir que los subtítulos han llegado completamente traducidos al español.

8

Conclusiones:

Freedom Planet tiene velocidad y frenetismo mezclado con dosis de acción más calmadas e incluso con elementos de puzle. Es un buen plataformas a tener en cuenta si somos fans del género.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.