Hugo Retro Mania cabecera análisis

(Análisis) Hugo Retro Mania

Hoy día, los trolls están en boca de todos, pero de distinta manera a la época cuando Hugo salió, que simplemente veíamos por ejemplo a los de David el Gnomo u otras series o historias donde aparecieran, pero ni por casualidad se le llamaba así a nadie. Sin embargo, en el sentido en que ahora se utiliza el término -en plan de que uno te fastidia o se ríe de ti- podría decirse que Hugo también lo hace, como buen troll y es que en el modo de laberinto puedes dar más vueltas que un tonto como no te fijes un poco en el mapa para dar con la salida. Mientras que en el modo de supervivencia, estás predestinado a morir tarde o temprano y de lo que se trata es de intentar hacer cuantos más puntos mejor y, a decir verdad, es el modo rey, en comparación del otro que puede hacerse aburrido y en el que además la suerte tiene que estar de nuestro lado una vez que encontremos la salida, ya que se nos tenderán cuatro cuerdas y tan solo una de ellas es la correcta para salir con vida de la caverna en que se ha metido el protagonista en busca de riquezas, como un auténtico avaro.

6

Conclusiones:

Simplemente hay que darle a izquierda, derecha o salto para irnos moviendo para capturar tesoros y encontrar la salida en el modo de laberinto o sobrevivir el mayor tiempo posible en supervivencia, es decir, Hugo Retro Mania es igual a como lo era antes, solo que ahora está en una gruta no se sabe por qué.

No es la octava maravilla, pero pica lo suficiente como para acordarse de él en el autobús o en noches de insomnio.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.