(Análisis) Hungry Giraffe

Además de esquivar la comida más sana o saludable y tirarnos de lleno a las grasas, el ejercicio queda fuera, por supuesto. O así nos lo hacen ver con lo que puede pasarnos si nos comemos una pesa, que nos pesará la barriga y querremos comer mucho más, aunque luego tengamos que quemarlo para mantener el tipo, si tal. Este juego puede tomarse como una pequeña sátira a la sociedad moderna, con la comida basura siendo la estrella del cotarro.

La simpática jirafa, cuyo único problema es comer por vicio, no porque tenga una necesidad inmediata que paliar podrá tenernos entretenidos, a lo tonto a lo tonto, unas cuantas horas, aunque no es que el juego sea especialmente la bomba, simplemente está bien.

6,5

Conclusiones:

Hungry Giraffe es sencillo y simpático. Es una pequeña crítica a la comida basura y al comer sin conocimiento, pero los diez niveles que tiene son demasiado cortos y no es demasiado rejugable una vez que uno ya se lo pasa desde el primero al último sin utilizar atajos que se crean al llegar a cada nivel nuevo, salvo si uno anda por ahí con la psp medio aburrido sin ningún otro juego dentro, como cuando se trastea con el móvil.

One Reply to “(Análisis) Hungry Giraffe”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.