[Análisis] Maggot Baits

Desde hace escasas semanas podemos encontrar el controvertido Maggot Baits en el mercado occidental. Esta novela visual creada por Clock Up (euphoria) nos ha llegado de la mano de MangaGamer quien, desde el primer momento, nos ha puesto sobre aviso con que el juego no es para estómagos sensibles, que se trata de lo más crudo que han lanzado nunca. Teniendo en cuenta que tienen en el catálogo cosas como Kuroinu o, la mencionada antes, euphoria donde se mancillan las voluntades y derechos humanos una y otra vez, realmente tendría que ser de aúpa el contenido de este nuevo título repleto de sexo y gore. Confirmamos, tras haber jugado a todos ellos, que así es. El nivel de brutalidad alcanzado, supera por mucho el de cualquier otro título. Por ello, menores de edad y gente que no vaya a soportar el que se lleven fetiches hasta el extremo, que haya contenido violento continuamente, violaciones, bichos asquerosos o mutilaciones, absteneos.

Maggot Baits se llevó, curiosamente, un premio al juego con un mayor número de fetiches en 2015. Un galardón que seguramente no sabíais que existía debido a su rareza, pero que indistintamente de eso, podría haber ganado en cualquier edición a la que se presentase porque rivalizar con lo que muestra del modo valiente que lo hace son palabras mayores.

Hasta cierto punto es como si hubieran apostado hasta dónde podrían llegar, pero al mismo tiempo está respaldado en una historia sólida, bien narrada con diversos finales a los que es fácil acceder debido a que apenas contamos con decisiones entre medias de la lectura.

En Kajou, dentro de Kantou, Japón, se dice que existe una ciudad peligrosa, la más salvaje del mundo con un índice de criminalidad abrumador. Allí habitan unas mujeres sedientas de sexo y sangre que utilizan a los hombres para saciar sus instintos, llenándose de sus fluidos para sentirse poderosas. La única manera de acabar con ellas es decapitándolas. Varias personas han montado una especie de caza de brujas para tratar de acabar con ello, aunque tampoco se trata de santos, ya que les gusta montarlo como un espectáculo y sacar tajada económica de sus logros. Así es como comienza una novela que cada vez se va enrevesando más y que en su final malo es una algarabía de penes por todos lados, multiplicándose y creciendo al tiempo que la distorsión narrativa es mayor. Sin embargo, en las otras rutas la coherencia se apodera del texto y todo es coherente dentro de ese distópico mundo que se nos presenta en el que tenemos sexo salvaje consentido o no por cada esquina, drogas de todo tipo y escenas violentas que van desde mutilaciones de extremidades hasta canibalismo, extracciones oculares o incluso machacar sesos. La mayoría de estas cosas además no es simplemente que se cuenten, sino que llegan a verse en imágenes que vienen acompañadas de gritos de dolor, así que el impacto para el jugador no es para nada desdeñable.

Si uno es suficientemente fuerte, como hemos mencionado antes, la historia merece la pena. Se habla de cosas como la inutilidad de muchos de los políticos, se hace crítica a las religiones entrando en detalles con ejemplos variados. Aunque hay algo que sin duda es Maggot Baits: un cuento de superación en el que los personajes, estén en el bando que estén, luchan por sobrevivir, por llegar lejos en un mundo que no se lo pone fácil. Todos son malos o buenos según el prisma con el que miremos, todos tienen sus motivos para comportarse del modo en que lo hacen y más en un lugar lleno de corrupción y dolor como es Kajou, un abismo en medio del mundo donde todo está perdido desde el principio, una ciudad sin ley donde no encontramos más que drogadictos, prostitutas forzadas a serlo y yakuza. Maleantes, calaña variada donde el más fuerte exprime al débil, donde el más poderoso continúa adelante con sus sucias artimañas y el resto, los oprimidos, se quedan atrás sin dinero, sin estatus; en conclusión, sin vida metafórica o literalmente.

Gráficamente, Maggot Baits tiene unos diseños tanto de personajes como de escenarios muy buenos y que cuadran perfectamente con esa ambientación terrorífica de la historia. Las escenas fuertes también están dibujadas con todo lujo de detalles y, acompañadas con los sonidos ambientales, dan ese mal rollo, ese desagrado que se busca adrede.

8

Conclusiones:

Maggot Baits es un hentai para PC arriesgado, controvertido e incluso asqueroso en varios momentos en los que tenemos elementos gore con sangre y sufrimiento por todas partes. Es extraño cómo al mismo tiempo merece la pena pasar por esas escenas que aunque pueden parecer gratuitas tienen su sentido dentro de esa historia bien elaborada y con varias sorpresas que nos presenta.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.