(Análisis) Unchained Blades

Se nota el trabajo de los artistas encargados de hacer los diseños de personajes y mazmorras, por lo que uno se quedará mirando atónito los pocos momentos de animación o las imágenes de los menús, aunque no tanto los escenarios por muy bien que estén pensados los mapas y peligros que encontremos en las mazmorras.

El juego es bastante exigente, aunque deja guardar en cualquier momento y no es demasiado costoso comprar o alquimizar objetos de teleportación al pueblo, para que podamos resucitar a nuestros compañeros caídos en combate y recuperar todos los puntos de vida y magia tras pasar una noche en la cama guardando reposo. En el pueblo también podremos comprarnos muchos más objetos, equipables o para usar si lo necesitasemos, aunque también podemos perdernos por las síntesis y demostrar que nuestro saco de objetos conseguidos con tanto esfuerzo sirven para conseguir objetos especiales que se nos pida en las misiones extras o que queramos por alguna razón.

Inexplicablemente, Unchained Blades nos ha llegado con el doblaje únicamente en inglés, algo muy extraño que no suele ser así en los juegos localizados y distribuidos por XSEED que sabe que sus productos de nicho gustan más al público que los compra -por lo general- con el doblaje original, como ya demostró por ejemplo con Corpse Party que solo tenía voces en japonés.

La subida de niveles está ligado a un árbol de habilidades similar al de Final Fantasy X, en el que vamos gastando puntos sueltos cuando nos parezca, tomando los caminos que nos vaya pareciendo oportunos para tener antes por ejemplo algunos hechizos de cura, más vitalidad o simplemente habilidades pasivas para ser más resistentes a los estados alterados. Por supuesto, también subiremos de serie, sin asignar nada, puntos en defensa, fuerza, vitalidad o magia.

8,2

Conclusiones:

Si buscáis un buen dungeon crawler, probad Unchained Blades, pero no abandonéis porque los capítulos os parezcan algo largos o porque conozcáis tres grupos sueltos, ya que después todo el esfuerzo habrá valido la pena, a pesar de lo tedioso que de primeras pueda parecer ese detalle. Lo menos acertado sin duda es lo exigente que es el sistema de combate bichos en el que, por más que uno lo haga todo perfecto, si sus demonios no tienen el nivel suficiente en un gran número (eso es más tener suerte reclutando que tiempo echado realmente en esmerarse por tenerlos bien cuidados) tocará estar de cosa hecha capturando y utilizando para no quedarse atascados; menos mal que no es lo principal en el juego y que son momentos contados.

8 Replies to “(Análisis) Unchained Blades”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.