(Análisis) Pokemon Blanco & Negro

Por vez primera no tendremos un archienemigo de mentalidad oscura y fines siniestros que busca la dominación o demostrar su valía por la fuerza. Esta vez no. En Pokemon Blanco/Negro nuestros rivales son nuestros amigos; una chica y un chico, y nos los iremos encontrando a lo largo de toda la aventura colaborando con nosotros y compitiendo para ver quién de los tres es el mejor entrenador.

Aparte de eso, como no podía ser menos, también nos enfrentaremos a una organización criminal. En el pasado, nuestros enemigos eran el Team Rocket. En esta nueva versión nos enfrentaremos al Equipo Plasma, un grupo de activistas radicales (como Green Peace pero menos sinceros) que tienen como objetivo liberar a todos los Pokemon del mundo llegando incluso a robárselos a los entrenadores.

Sobre el juego habría que decir que ha visto su dificultad subida un punto, cosa que será bien recibida por parte de los más versados en la franquicia. El alto mando, por primera vez, incluso llega a suponer un reto. En algunos momentos, claro.

A nivel de dificultad, no hay que engañarse. El juego sigue siendo totalmente accesible, pero en más de una ocasión nuestros enemigos optarán por la picaresca para intentar derrotarnos.

One Reply to “(Análisis) Pokemon Blanco & Negro”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.