(Análisis) Analogue: A Hate Story

No es la primera vez que analizamos una visual novel indepediente, ya hicimos lo propio por ejemplo con Katawa Shoujo, un juego creado por varios foreros de una comunidad de anime bastante conocida en occidente por los otakus, 4chan, la copia guiri de la página japonesa 2chan en la que mediante un imageboard se van comentando videojuegos, los episodios de anime de cada semana o lo que a cualquiera le venga en gana, ya que ni siquiera hace falta registro y, de hecho, en cierto modo anonymous nació de ahí, un lugar donde puede estar lo mejor y lo peor conviviendo, no se sabe muy bien cómo.

Hoy le toca el turno a Analogue: A Hate Story, el nuevo trabajo de Christine Love para el que reutiliza su sistema de contar las historias utilizado en sus anteriores juegos que venían siendo como un entrenamiento para éste, que es el primero que comercializa y que hace a mayor escala, pudiéndose comprar tanto desde su web como desde Steam y habiendo recibido la colaboración externa de Raide para el diseño de personajes y de Isaac Schankler en la composición musical.

*Mute haciéndonos una pregunta.

Investigando el Mugunghwa.

En la historia se nos explica cómo encontramos una antigua nave colonial que desapareció siglos antes de nuestra llegada y se nos pide que intentemos averiguar todos los datos que podamos de esa época y de lo que pasó, de manera que en cuanto que encontramos un ordenador, nos ponemos manos a la obra y nos dejamos guiar por dos programas de inteligencia artificial entrelazados, *Hyun-ae y *Mute, personificaciones femeninas que parecen entender todo lo que sucede y que tienen acceso a cartas y diarios de su vida anterior, de cuando todavía no eran un mero programa de un ordenador capaz de guiarnos y hacernos cumplir nuestra misión con éxito.

Sobre Rosi Ortega 4042 Artículos

Apasionada de los cómics, la sociedad japonesa y los videojuegos.
Twitter personal: @Rosi_Ortega

Sé el primero en comentar

Deja un comentario