(Análisis) Dragon Age II

Tras la batalla de Ostagar, durante la quinta Ruina, los engendros tenebrosos destruyeron Lothering, una pequeña población rural. Los habitantes que no se marcharon a tiempo murieron durante el ataque, o huyeron perseguidos por los engendros. Eso le pasó a Hawke y su familia.

Hawke es el personaje principal de Dragon Age II, y puede ser personalizado por el jugador en cuanto a género, clase, nombre y apariencia. Existe una apariencia predeterminada, con o sin marca en la cara.

El juego empieza con Varric explicando a Cassandra las aventuras de Hawke a partir de su huida de Lothering. Este recurso narrativo de cuento dentro de otro cuento se aprovecha bien, sin usarse excesivamente ni entorpeciendo la experiencia o la fluidez del juego, pero añadiendo profundidad a los personajes y, todo hay que decirlo, un pequeño toque de originalidad.

A partir de ahí, el juego tiene una introducción que abarca la huida de Lothering, el viaje por el Mar del Despertar y la llegada a las Marcas Libres; y luego tres actos de Hawke en Kirkwall.

Kirkwall, la ciudad de las cadenas, es como una olla a presión a punto de estallar, ya sea por el aumento de refugiados de Ferelden por la Ruina, un amenazante grupo de qunaris, oleadas de esclavizadores de Tevinter o los enfrentamientos de los templarios y la Capilla contra el Círculo de magos.
En este ambiente, Hawke se convertirá en el Campeón o Campeona de Kirkwall.

Los jugadores pueden escoger qué clase tendrá Hawke: guerrero/a, mago/a o pícaro/a. Al subir niveles, se asignarán tres puntos de atributo para distribuir y una habilidad para aprender entre diversas familias de técnicas como Espada y Escudo, Magia Elemental o Sabotaje. Además, en los niveles 7 y 14, se ampliarán las técnicas disponibles mediante especializaciones únicas para Hawke.

One Reply to “(Análisis) Dragon Age II”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.