(Análisis) Kingdom Hearts 3D [Dream Drop Distance]

Dream Drop Distance.

El subtítulo de Dream Drop Distance se debe a que iremos a mundos dormidos (de ahí el dream), tendremos que cambiar de Sora a Riku y viceversa de cuando en cuando (ahí tenemos el drop) y ellos no se encontrarán dentro de ninguno de los mundos (distance).

Al ir por mundos dormidos, tendremos a unos seres misteriosos llamados los Dream Eaters (o Atrapasueños) que se dividen en dos grupos dependiendo de si son buenos o malos. Si son malos toca combatirlos, no queda otra, pero si son buenos tendremos que cuidar de ellos en lo que viene siendo una mezcla entre Pokémon y Nintendogs.

La mezcla entre esos dos juegos tan diferentes se debe a que irán de nuestra parte a luchar (como en pokémon) aunque para que suban de nivel y adquieran habilidades especiales hay que darles mimos y regalitos al más puro estilo Nintendogs y para amenizarlo un poco o hacerlo algo más variado, hay minijuegos completamente opcionales con los que también nuestros atrapasueños pueden empezar a querernos más y subir puntos para que nos sean más útiles.

Los atrapasueños no tienen el carisma y encanto de otros acompañantes como Donald y Goofy o cualquiera de los que se añadían en los distintos mundos para relevar a uno de los leales amigos del Rey Mickey (como podían ser Peter Pan o Jack Skeleton) y además a veces son tan torpes que por más que uno necesite curarse, o tira de sus propios comandos o le tocará rehacer el último tramo, pero aun así no están de todo mal y sobre todo tienen su significado en la historia, aunque tanto Sora como Riku se valen por sí solos para acabar con todos los peligros, ya que -a fin de cuentas- es prácticamente lo que haremos.

4 Replies to “(Análisis) Kingdom Hearts 3D [Dream Drop Distance]”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.